El cómic y el anime invaden Buenos Aires con el primer Comic-Con

Gastón Trelles.

BUENOS AIRES, Argentina (EFE).- Con la llegada de la primera edición del Comic-Con, la mayor convención de cómics y cultura pop del mundo, cientos de fanáticos de las historietas, el anime, el cine y las series se dan cita en Buenos Aires para disfrutar, durante cuatro días, de sus personajes de ficción y fantasía favoritos.

Una escultura gigante de Terminator, el androide que hizo mundialmente famoso a Arnold Schwarzenegger, da la bienvenida a los jóvenes que llegan al festival, después de esperar ansiosos en la calle durante casi una hora a más de 30 grados.

El calor agobiante no impidió que los admiradores de los cómics y el manga se caracterizasen de los héroes y villanos de sus historias predilectas con mallas, medias e incluso máscaras que a duras penas permitían respirar.

Para asistir al Comic-con, Ana Aliaga Fandiño se disfrazó del semidemonio InuYasha, el personaje principal de un anime japonés reconocido principalmente por su melena larga y blanca, su sotana roja y una gran espada.

“A mi siempre me han encantado los cómics, el anime y la cultura pop en general. Me parece súper interesante tener la oportunidad de compartirlo con gente que le gusta lo mismo que a uno”, contó la joven a Efe.

A Ana le llevó casi dos semanas confeccionar su atuendo, pero se enorgullece de contar que el sable, que talló en madera y pintó de gris, lo hizo en el “increíble” transcurso de un día y “fue un gran trabajo”.

Por su parte, Azucena Juncos tardó tres meses en elaborar una réplica de la ballesta que utiliza Daryl Dixon, uno de los protagonistas de la serie “The Walking Dead,” para combatir a los zombies que intentan matarlo y con la que ella juega mientras recorres los distintos expositores de la convención.

La regla general en el Comic-Con es que cada cual tiene que fabricar su “cosplay”, palabra que prefieren a disfraz, y nunca comprarlo.

“Acá llegas a decir ‘disfrazado’ y te matan”, advirtió a Efe Juncos, que recorrió 600 kilómetros desde Coronel Dorrego, en la provincia de Buenos Aires, hasta la capital argentina para participar en el evento.

“El disfraz es para niños, el ‘cosplay’ va mucho más allá. Para mí es un arte porque requiere mucho tiempo y mucho detalle”, explicó Aliaga Fandiño, quien aprendió a coser gracias a la Comic-Con.

Vitrinas llenas de figuras de numerosos superhéroes como Batman, Flash y Linterna Verde, de personajes del manga japonés como Goku, de Bola de Dragón, y de los Caballeros del Zodíaco con sus armaduras doradas atraen la atención de los visitantes, que no paran de fotografiarlos.

La saga de la Guerra de las Galaxias es una de las estrellas del festival junto a todos sus personajes, desde el maestro Yoda, pasando por Darth Vader hasta las ineludibles espadas láser en colores rojo, azul y verde.

Además de comprar todo tipo de utensilios de sus personajes favoritos, también pueden pasar por el puesto de maquillaje y efectos especiales para, después de unos minutos, seguir recorriendo la feria convertidos en monstruos o con alguna espeluznante cicatriz en la mejilla.

Si en el fútbol argentino los eternos rivales son Boca Juniors y River Plate, en el mundo del cómic el “clásico” lo juegan DC y Marvel, que cuentan con Supermán y el Capitán América como estrellas de sus respectivos equipos.

Ana Aliaga Fandiño asegura que le gustan ambas editoriales, pero sabe que “hay gente que es fanática y le gusta o uno o el otro”. Si tuviera que elegir, añade, se quedaría con Marvel, por ser la creadora de superhéroes como Iron Man, Thor y Spiderman.




Volver arriba