Breves de arte y cultura

 

 

México

Presenta “Orígenes”

La violinista húngara Viktoria Horti, quien radica en México desde hace 30 años, realizó el estreno mundial de “Orígenes”, de Leonardo Coral, en su país natal, donde ofreció un par de shows.

En compañía de la pianista mexicana María Teresa Frenk, la también concertista de Bellas Artes ofreció en Hungría un acercamiento a la música mexicana, con un programa que incluyó obras de Manuel M. Ponce (1882-1948), José Pablo Moncayo (1912-1958), Miguel Bernal Jiménez (1910-1956) y José Sabre Marroquín (1909- 1995).

En las presentaciones, realizadas el 27 de junio en Budapest y el 2 de julio en Szeged, ambas intérpretes ofrecieron un variado programa.

“Una rica variedad de contrastes de estilo, color, formas y manejo instrumental que muestran diferentes momentos de la creación musical en México, con obras de gran aliento, con distintas perspectivas del tratamiento de la arquitectura sonora y el lenguaje musical”, señaló Leonardo Coral en declaraciones al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Además, el público disfrutó del talento mexicano, con el estreno de “Orígenes”, pieza para violín integrada por “Arcaico y profundo”, “Misterioso, Canto” y “El perpetuo fluir”, la cual fue creada con el apoyo del Sistema Nacional de Creadores de Arte, del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca).

Al respecto, el autor comentó que a través de esta obra “explota los recursos característicos del violín para mostrar musicalmente una visión poética y primigenia, en cuatro movimientos, de la energía interior y espiritual del ser humano que se recicla eternamente a través de los siglos”.

Las presentaciones de Viktoria Horti y María Teresa Frenk en Hungría formaron parte de las actividades de programación internacional del INBA.

 

Los aportes del Templo Mayor

A un siglo del descubrimiento del Templo Mayor de Tenochtitlan, el arqueólogo mexicano Eduardo Matos Moctezuma destacó los aportes del proyecto a su cargo, emprendido en 1978, en colaboración con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

De acuerdo con un artículo de Matos Moctezuma publicado por la revista Arqueología Mexicana, entre 1913 y 1914 se derruyó el edificio que se encontraba entre las calles de Santa Teresa y Seminario, lugar donde Manuel Gamio, reconocido antropólogo, intervino y descubrió gran parte del “huey teocalli” (Templo Mayor).

Ante tal acto, se confirmó la locación exacta en la que se erigió el edificio prehispánico, pero a decir del coordinador general del Proyecto Templo Mayor, en ese entonces “faltaba llevar a cabo la constatación plena de que ese era el lugar sagrado por excelencia de los mexicas”.

El Proyecto del Templo Mayor, cuyos trabajos realizados durante 36 años han permitido demostrar que, en efecto, Gamio tenía razón, comenzó con el hallazgo casual de la monumental escultura Coyolxauhqui por obreros de la compañía de Luz y Fuerza del Centro, el 21 de febrero de 1978, refirió el arqueólogo mexicano.

Asimismo, destacó la forma en la que se complementan la arqueología y las fuentes históricas, pues de la descripción de los cronistas y las pictografías existentes en varios códices, se pudo ver que la primera ratificaba lo expresado en las segundas.

La orientación del edificio hacia el poniente, la existencia de dos adoratorios en la parte alta, las dos escalinatas que conducían a ellos, así como las deidades a los que estaban dedicados (Tláloc y Huitzilopochtli) fueron parte de lo que se pudo corroborar tras las excavaciones.

De acuerdo con el arqueólogo mexicano, las investigaciones han ido más allá, al haber estudiado el simbolismo del Templo Mayor y los elementos que lo componen, cumpliendo los señalamientos de conservación establecidos en la “Carta de Venecia”.

Diferentes ramas de estudio como la Biología, con el estudio de la abundante fauna y flora del lugar, así como la clasificación de los materiales malacológicos han contribuido a establecer el tiempo que llevaba elaborar piezas con ellos.

Otros materiales como la turquesa, los objetos de cobre, el material lítico así como los restos óseos y las urnas funerarias también han sido analizados por los especialistas implicados.

Igualmente, mediante el análisis de isótopos, se han efectuado estudios de biología molecular y nutrición, y por su parte, también se han estudiado los pigmentos que se encuentran en el lugar, así como el uso de la computación en la arqueología.

De igual forma, Matos Moctezuma resaltó el trabajo de los restauradores, con el cual han logrado preservar una enorme cantidad de objetos de todo tipo como esculturas de piedra, cerámica, pintura mural, arquitectura y estucos, entre otros.

A partir de los trabajos de excavación impulsados por el reconocido arqueólogo, se ha podido profundizar en el conocimiento de los mexicas con más de 400 publicaciones que incluyen pequeñas reseñas, artículos, libros científicos y de divulgación, así como más de 30 tesis tanto de licenciatura como de maestría y doctorado.

La llegada de los conquistadores españoles dio como resultado la demolición de la séptima y última etapa constructiva, no obstante, desconocían que las etapas anteriores del Templo Mayor se conservarían en relativo buen estado, como la correspondiente a la etapa III (1430-1440 d.C) del edificio.

 

 

España

“Novelas de barrio”

Convencido de que lo que le interesa es hacer novelas “de barrio”, el escritor español Carlos Zanón presentó en Gijón, España, su novela “Yo fui Johnny Thunders”, sin el objetivo específico de entrar en el género negro.

En el marco de la Semana Negra de Gijón, señaló que “el género negro es un cauce para explicar mis historias, mientras se adapte para contar lo que yo quiero”.

Nacido en Barcelona, noreste español, hace 48 años, Zanón quien es considerado por críticos como uno de los herederos naturales de Manuel Vázquez Montalbán, reconoció que la marca Barcelona “tira mucho”, pero yo “intento hacer novelas de barrio”. “Barcelona es un buen escenario, se lo inventó Vázquez Montalbán, la convierte en ciudad literaria, una ciudad en la que conviven dos lenguas, dos mentalidades, tiene una industria editorial, es una sociedad vertebrada con tradición anarquista”, dijo.

Sin embargo, añadió que en sus novelas “yo hablo de un barrio, son novelas de barrio que podrían estar en cualquier ciudad”.

“Mis novelas pasan en un barrio, en una Barcelona en la que no encontrarás a la Sagrada Familia”, insistió.

Zanón, autor también de las novelas del género negro “Tarde, mal y nunca” y “No llames a casa”, y traducido a otros idiomas aseguró que cada lector percibe sus novelas de distinta manera. Puso como ejemplo que en Alemania, alguna de ellas no ha sido considerada del género negro, pero además, en Francia “hay una fascinación por cómo vivimos nosotros, les gusta ver el barrio barcelonés”.

Sobre “Yo fui Johnny Thunders”, el escritor catalán apuntó que “tuve claro que quería ir con todo, no guardarme nada, aquí quería hablar de muchas cosas, algo muy mío, mejor o peor, pero algo que sólo pudiera escribir yo”.

En la novela, el escritor recrea una historia de fracasos, la de unos personajes prisioneros de la violencia, de las drogas, del amor o de las canciones de tres minutos, que encadenan derrotas y para quienes no hay redención posible.

Ambientada en el distrito barcelonés de Horta-Guinardó, la historia discurre sin tregua por el lado más sórdido y oscuro del rock.

 

Ópera de “El juicio”

El compositor estadounidense Phillip Glass comenzó ayer mismo, en su visita a Santander, a componer una ópera basada en la obra “El juicio”, del escritor checo Franz Kafka, que prevé estrenar en Londres en octubre de este año.

Se trata de su undécima obra, como ha adelantado ayer antes de protagonizar el ciclo Escénicas, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, de Santander.

Glass hace dos meses compuso su décima sinfonía y lo hizo de forma bastante diferente a las anteriores, según, compartió ayer con los periodistas, y cogió trucos de sus composiciones anteriores.

Para él, esa penúltima composición es una obra “muy rítmica” que el músico norteamericano denomina la “Décima sinfonía”.

La obra de Phillip Glass parte de sus viajes por el mundo, porque asegura que el poder de las cultura cuando viajas “tiene una influencia en las vivencias”. Además, recuerda que su música está enfocada a un público joven por el lenguaje popular que utiliza.

En cuanto al movimiento minimalista, en el que empezó su carrera musical, el compositor ha declarado que, aunque para él y todos los de su generación en su momento esa corriente alcanzó un gran auge, se trata de un tipo de música que actualmente no compondría.

Ha insistido en que la esencia está ahí, en lo sencillo, pero que ahora lo ve todo diferente.

Para Glass, qué significa la música es algo que se ha venido cuestionando desde los seis años que empezó a componer, y cada diez ha ido replanteándose esa pregunta.

En primer lugar, se planteó de dónde venía la música y para hallar una respuesta empezó a componer. Más adelante, le llegó a su cabeza la pregunta, “¿Qué es la música?”, ante la cual tuvo muy clara la respuesta: “La música es el lenguaje más elocuente que existe y una conexión entre los seres vivos”.

Phillip Glass, incluso, añade que la música es “algo que nos acompaña aquí y en el más allá”, aunque afirma que no escribe música sino que la piensa.

Sin embargo, el músico estadounidense, que defiende siempre las composiciones propias, confiesa que le gusta escuchar su música en otros intérpretes, porque ellos la hacen diferente.

Glass ha destacado su “aptitud especial” en la composición de bandas sonoras, un género que le resulta fácil y para el que reconoce tener un secreto- ver la película de la que va a componer la sinfonía solo una vez.

Hace un año y medio, el estadounidense estrenó en Madrid “El perfecto americano”, inspirada en Walt Disney, una “gran ópera” y lo que para él fue una “buena experiencia”.

Esta noche, Glass interpretará una serie de piezas que abarcan su recorrido en la música desde los años 70, en los que estuvo presente en el movimiento minimalista, hasta ahora, algo que ha explicado que no suele hacer.

 

 

Francia

El Aviñón, con un respiro

El tiempo, protagonista de la apertura del Festival de Aviñón junto con la protesta de los eventuales del espectáculo, dio ayer un respiro a la ya ajetreada 68 edición de este gran encuentro cultural del verano francés, que al fin ve también alejarse la amenaza de anulación total como ocurrió en 2003.

Pese al temporal que anteanoche impidió estrenar al aire libre el esperado “Mahabharata-Nalacharitam” japonés de Satoshi Miyagi, en una Carrière de Boulbon convertida en un inhóspito lugar, empieza a tomar forma la primera edición de Aviñón que dirige Olivier Py, actor, dramaturgo y exdirector del Teatro de Europa del Odeón.

Protegidos de la intemperie, sí pudieron estrenarse este lunes los otros cuatro espectáculos previstos, entre ellos el brasileño “Dire ce qu’on ne pense pas dans des langues qu’on ne parle pas”, de Bernardo Carvalho, uno de los más grandes escritores de Brasil, dirigido por Antônio Araujo en el Palacio de las Monedas.

Un montaje sobre la incomunicación, la crisis económica y el hundimiento de los valores, en el que, junto a un coro de siete artistas, ocho actores brasileños y belgas que a veces deambulan entre el público darán vida hasta el 17 de julio a una cuarentena de personajes, desahuciados, inmigrantes clandestinos, sin techo…

El mismo 17 de julio, llegará a la 68 edición la otra obra iberoamericana programada este año, “La imaginación del futuro”, del director chileno Marco Layera, fundador de la compañía La Re-sentida, exploración del porvenir y con él de la influencia del presidente Salvador Allende en el pensamiento político actual.

Entre tanto, en lo que va de festival, la lluvia y el mal tiempo han causado casi más estragos que el malestar de los “intermitentes”, nombre por el que se conoce en Francia a los profesionales eventuales del sector, cuya huelga nacional obligó a retrasar de viernes a sábado la jornada inaugural.

Con ella se estrenaron “Le Prince d’Hombourg”, del alemán Heinrich von Kleist, dirigido por Giorgio Barberio Corsetti en el Patio de Honor del Palacio de los Papas, y el musical “Coup fatal”, interpretado por artistas congoleños dirigidos por Alain Platel.

Las primeras críticas no han sido siempre favorables, en particular para el montaje de Corsetti sobre ese joven heredero militar que sueña despierto, condenado a muerte por haber desobedecido las órdenes reales, aunque gracias a ello ganó heroicamente una indispensable guerra contra Suecia.

Tuvo más fortuna “Coup fatal”, “luminoso” espectáculo, según el del diario Libération, que cuenta en su haber con el contratenor clásico Serge Kakudji y que entre otros hallazgos mezcla sabiamente el paso del repertorio barroco al africano.

Tampoco pasó desapercibida la creación de “Orlando ou l’impatience”, de Py, primer artista que dirige el festival desde que Jean Vilar lo fundó en 1947 y que presentará igualmente “Vitrioli”, del griego Yannis Mavritsakis, estrenada en 2013 en Atenas.

El director del festival traerá además a Aviñón “La jeune fille, le diable et le moulin”, que escribió en 1995, estrenó en 2006 y reestrenó luego en múltiples ocasiones, destinada para todos los públicos y en particular el infantil, una de sus prioridades.

Pero antes, esta noche, brillará el “Mahabharata”, de Miyagi, en la misma cantera a cielo abierto descubierta en 1985 por Peter Brook, para crear por primera vez esa gran epopeya fundadora de la civilización india.

Inmenso poema del que tomó un episodio, el del indefectible amor del rey Nala por la princesa Damayanti, para transportarlo al Japón del siglo X, el de la época de Heian, gracias a veinticinco actores-bailarines, un recitante y varios músicos.

Mientras los estrenos empiezan a sucederse con normalidad hasta, quizás, el 12 de julio, nueva jornada de huelga nacional para los eventuales, el Festival no ha variado sus previsiones y espera contabilizar 130.000 entradas, indicó a Efe uno de sus portavoces.

Cuenta a su favor con una rica programación de 40 espectáculos teatrales y musicales procedentes de los cinco continentes, un ciclo de música sagrada y una sección de Territorios Cinematográficos.

Sin contar con su Taller del Pensamiento, abierto en principio cada día hasta las siete de la tarde, y, entre otras actividades, una puesta en escena musical y visual de algunos monumentos de esta ciudad del sureste francés.

 

 

Chile

Recibe ovación

El tenor español Plácido Domingo fue ovacionado anteanoche en Santiago, en un concierto gratuito que ofreció, ante 12 mil personas, en el Arena Santiago, donde también participó la chilena Verónica Villarroel.

En uno de sus diálogos con el público, Domingo dijo que “me llena de felicidad viajar a Chile” para ofrecer un recital, el cual fue financiado por un banco español para ayudar a la reconstrucción del Teatro Municipal de Santiago, que sufrió un incendio.

Acompañado por la Orquesta Filarmónica de Santiago, dirigida por el estadounidense Eugene Kohn, el tenor hispano marcó su regreso a los escenarios chilenos desde 2012 y tras la embolia pulmonar que sufrió el año pasado.

Entre otros temas, Domingo interpretó el aria “Nemico della patria”, de la ópera “Andrea Chénier” (Umberto Giordano); otra de la ópera “Carmen” (Georges Bizet), y el aria “Perfidi!… Pietá, rispetto, amore”, de la ópera “Macbeth”, de Giuseppe Verdi.

El tenor español invitó al escenario a la soprano rusa Julia Novikova, que protagoniza la ópera “Lakmé”, en el Teatro Municipal de Santiago, para que interpretara un aria de “Romeo y Julieta”, de Charles Gounod.

 

Fuente: EFE y Notimex




Volver arriba