Versión minimalista de “Luisa Fernanda”

La zarzuela de Emilio Sagi, "sin realismo barato"

Ensayo de la versión contemporánea de la zarzuela "Luisa Fernanda" que se estrena mañana en el Teatro Mayor "Julio Mario Santo Domingo" de la capital colombiana

BOGOTÁ (EFE).- Minimalista, atrevida, elegante y en blanco y negro. Así se presenta en esta ciudad “Luisa Fernanda”, la gran zarzuela del maestro Federico Moreno Torroba, que bajo la dirección escénica de Emilio Sagi desafía a la lírica con una apuesta muy contemporánea.

Esta coproducción del Teatro Real de Madrid, la Ópera de Washington y la Ópera de Los Ángeles se estrena mañana martes en el Teatro Mayor “Julio Mario Santo Domingo” de la capital colombiana, dispuesta a sorprender a un público que ama la zarzuela pero que quizás no se ha topado con una puesta en escena tan innovadora, sin ventanas con rejas vestidas de flores ni trajes de faralaes.

Y tampoco con la fantástica propuesta musical del maestro español Manuel Coves, cuya batuta dirigirá a la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia y al Coro de la Ópera de Colombia. “Espero que reaccione bien el público porque es fuerte la propuesta. Eso me pone un poco nervioso, pero me gusta el reto”, confiesa Sagi, un veterano director de escena catalán que apuesta por reinventar lo que denomina “un género de grandísima dignidad”.

Limpieza

La “Luisa Fernanda” de Sagi es, según sus propias palabras, un “ejercicio de limpieza y estilo muy riguroso, sin visos de realismo barato”.

El resultado es una obra interpretada por medio centenar de artistas vestidos en blanco y negro, sobre un decorado con mucha luz de esos mismos tonos y muy lejos de las tradicionales zarzuelas donde predomina el color y los excesos escénicos.

Una maqueta con los monumentos más emblemáticos de Madrid: el Teatro Real, el Palacio Real, la Puerta de Alcalá y la Ermita de San Antonio de la Florida es la única referencia explícita al lugar donde se desarrollan los hechos, y también a la ciudad que popularizó este género musical desde el siglo XIX.

“Ante todo es minimalista, lo que intenté fue resaltar los sentimientos de esta gran zarzuela”, matiza Sagi, quien reafirma su orgullo porque el barítono Emilio Sagi Barba, su abuelo, fue quien interpretó por primera vez en Madrid esta obra lírica en 1932.

La “Luisa Fernanda” contemporánea de Sagi se gestó en 2003, cuando llevó una primera versión a La Scala de Milán y dirigió al mismo Plácido Domingo. Desde entonces esta ambiciosa obra se ha disfrutado en ciudades como Madrid, Washington, Los Ángeles, Miami y Caracas.

Ahora le llega la hora a Bogotá, donde sobre las tablas “no habrá ornamentos garbanceros que una vez se asociaron a la zarzuela de una manera perversa”, insiste Sagi, en alusión a lo que llama “folclor barato”.Por eso, el director decidió “darle una vuelta de tuerca” al género y el resultado ha sido un éxito arrollador allá donde ha viajado su “Luisa Fernanda”.También ayuda el elenco, conformado por cantantes de primera categoría que encarnan a esos personajes del Madrid de la segunda mitad del siglo XIX, a esa España en decadencia bajo el reinado de Isabel II que la zarzuela siempre ha dignificado mediante historias de amor.Es, como asegura a EFE el director musical, Manuel Coves, “una zarzuela distinta por su formato contemporáneo en cuanto a estética, pero ante todo es la gran obra del maestro Moreno Torroba”.”El público va a vibrar porque musicalmente ‘Luisa Fernanda’ tiene mucha fuerza”, argumenta Coves, quien desde el foso de la orquesta se queda admirado porque los músicos colombianos a los que dirige conocen absolutamente toda la obra de Moreno Torroba.Un orgullo para este director español que en 2011 dirigió en el Teatro Mayor de Bogotá la antología de la zarzuela “Viva Madrid”.

Zarzuela | Acierto

La versión de Emilio Sagi de “Luisa Fernanda” ha tenido un éxito arrollador.

Elenco

Participan cantantes de primera categoría: la soprano Isabel Rey interpreta a Luisa Fernanda, la también soprano Elena de la Merced a la duquesa Carolina, el barítono Javier Franco al adinerado Vidal y el tenor Gustavo Peña al capitán ambicioso.

Época

El Madrid de la segunda mitad del siglo XIX.




Volver arriba