Un documental recupera las huellas de John Dos Passos por España

 

Carmen Sigüenza

MADRID (EFE).- “Piensas durante mucho tiempo que tienes un amigo y luego resulta que no”, esta frase del escritor John Dos Passos muestra su distanciamiento con Hemingway por la Guerra Civil española y por la desaparición de su amigo y traductor José Robles Pazos. Un documental retoma las huellas de Dos Passos en España.

Un documental con un protagonista de lujo- John Dos Passos junior -nieto del gran escritor, del icono de la generación perdida estadounidense junto con Ernest Hemingway-, un joven que estuvo estos días rodando en diferentes puntos de España recorriendo los escenarios donde su abuelo vivió la Guerra Civil (1936-1939).

“Duelo al sol” es el título de esta cinta que dirige Sonia Tercera, autora del guión también, y que ha coproduccido TVE y Time Zone con la agencia literaria Dos Passos, que dirige Palmira Márquez. El material definitivo estará entregado a finales de este mes y su estreno en la pública Televisión Española se espera que sea en el próximo otoño.

Sonia Tercero para intentar arrojar algo de luz a la desaparición de Robles (traductor al español de “Manhattan Transfer”) en Madrid durante la Guerra Civil viajó a la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, donde Robles fue profesor de literatura española, y donde se conservan sus archivos y sus cartas.

Además entrevistó a escritores e historiados en Estados Unidos, en España y Gran Bretaña y viajó a Richmond para entrevistar a la hija de Dos Passos y a sus nietos.

Todo empieza, explica a Efe Sonia Tercero, cuando el escritor y periodista John Dos Passos viaja a España en 1937 para rodar junto con Hemingway “La tierra española”, un documental sobre la Guerra Civil, y de paso visitar a su amigo José Robles, su traductor y con el que antes, en 1916 había coincidido en Madrid. Robles se quedó después en España para apoyar al Gobierno de la República.

Dos Passo le busca a principios de abril de 1937 y se va a Valencia, donde se había establecido el Gobierno de la República, allí la mujer de Robles, Márgara, le dice que este ha muerto, y siguiendo su pista el escritor va a Madrid, donde comienza a escribir sus grandes reportajes sobre la guerra, relata la cineasta.

Escribe pero no descubre el misterio que rodea a la muerte de su amigo, ni aprueba ciertas cosas que no le gustan, por lo que comienza a distanciase de sus posicionamiento comunista y más de izquierdas.

“En ese momento él se daba cuenta de que los asesores rusos estaban actuando en el Gobierno de la República y coincide con la época más dura de la purga estalinista y la represión republicana. Todo eso le provoca muchas dudas y se distancia. Entonces le preguntó a Hemingway si valía la pena en estos casos perder las libertades individuales o derechos como los juicios justos y Hemingway le dijo que sí, que la vida de un hombre no importa al lado de una causa justa”, sostiene Tercero.

Y así ahora John Dos Passos junior, con un extraordinario parecido físico con su abuelo, reconstruye la búsqueda de Robles que emprendió el escritor en el 37.

“El sintió mucho amor por la cultura española y yo he querido recuperar eso, los sitios donde estuvo y comprender sus dudas políticas, qué es lo que pasó en el Gobierno de la República”, argumenta Dos Passo a Efe.

“Pero en el fondo de todo y más importante es el dolor que sintió mi abuelo por la familia Robles, porque él fue una persona muy leal a sus amigos, más allá de las ideas políticas”, dice.

“Entonces Madrid era muy pequeño y a él lo que le gustaba era explorar la conciencia de los españoles a través de sus ciudades y pueblos. Conocía muy bien su historia antigua, las colonias, la Inquisición…y decía que los pueblos eran el corazón de España”, subraya.

“El caso Robles cambió la vida de mi abuelo, fue terrible para él, cambió su forma de penar. El viajó a España unas cuatro veces, antes que Hemingway -cuando su padre con 19 años le mando a España a estudiar español y arquitectura-, pero este caso marcó la gran diferencia que tuvo con él”, concluye.




Volver arriba