Toledo exhibe la exposición más importante realizada nunca sobre El Greco

 

TOLEDO (EFE).- La exposición más relevante e importante que ha habido nunca sobre El Greco, presentada hoy en el Museo de Santa Cruz y en otros cinco edificios de Toledo (centro) que conservan sus cuadros, muestra 125 de las alrededor de 300 pinturas del griego que hay en todo el mundo.

El presidente de la Fundación El Greco 2014, Gregorio Marañón, y el comisario de la exposición “El griego de Toledo”, Fernando Marías, han presentado este mediodía, a numerosos periodistas españoles y extranjeros, esta exposición, que será inaugurada mañana por la Reina.

“El griego de Toledo” es la gran exposición del año en que se conmemora el cuarto centenario de la muerte del Greco, pero también es “la exposición más relevante, más importante, más significativa que se ha hecho nunca sobre nuestro pintor”, ha subrayado Marañón.

El grueso de la exposición está en el Museo de Santa Cruz, donde se muestran sus propios “grecos” (once) y todos los que han llegado desde once países y 29 ciudades de todo el mundo. En total, 76 pinturas, incluyendo el “San Pedro y San Pablo” del Hermitage de San Petersburgo (Rusia), que no ha llegado a tiempo para la inauguración, pero que estará en Toledo la semana que viene.

Los demás edificios de Toledo que muestran la obra del Greco son la sacristía de la Catedral, la iglesia y la sacristía del Hospital Tavera, la iglesia de Santo Tomé, el convento de Santo Domingo el Antiguo y la capilla de San José.

No en vano, Gregorio Marañón ha dejado claro que “solamente en Toledo podíamos celebrar esta exposición”, y Fernando Marías ha subrayado que el Greco “no habría pintado igual” si hubiera vivido en otra ciudad.

“Posiblemente, en Creta no hubiera sido el pintor que fue aquí. En Roma tampoco, porque no le hubieran encargado retablos. Toledo precipita, extrema, aquellas consideraciones de carácter teórico y práctico en una relación de amor, admiración, crítica y rechazo”, ha explicado el comisario.

Fernando Marías ha dicho que el Greco que se conoce en 2014 no es un pintor “pasivo” sino que intentó imponer sus pensamientos y sus criterios estéticos, y también fue un artista que disfrutó pintando “de una manera bella”.

En este sentido, ha señalado que “el Greco no es un Greco torturado, no un Greco en estado de meditación, no un Greco místico, no un Greco que rompe y anula su personalidad, sino un Greco completamente distinto- éste es el Greco que conocemos en 2014. Evidentemente, pintor de pintura religiosa, pero de una pintura religiosa que nos emociona hoy, no que emocionaba en 1600″.

La exposición se articula en cuatro grandes secciones que abre el cuadro “Vista y plano de Toledo” y el autorretrato del Greco, para adentrarse en los lienzos religiosos de su primera etapa, repasar la visión más tradicional que se tiene del pintor, mostrar sus retablos y también abordar al Greco “inventor de mundos alternativos”.

Hay algunos cuadros que no han podido viajar a Toledo, como el retrato que hizo Dómenicos Theotocópuli a su hermano, que está en Pasadena (California) o “La asunción de Santo Domingo”, que está en Chicago.

Otros han llegado a Toledo después de grandes negociaciones y esfuerzos, en particular el pequeño y bellísimo “Tríptico de Módena”, que incluye seis pequeñas pinturas del Greco y estaba en la lista de no exportables que tiene Italia, según ha dicho Marías,

O “La dormición de la Virgen”, que ha llegado de la isla griega de Syros y es una imagen emblemática que no puede quedarse hasta que la exposición finalice el 14 de junio, porque tiene que salir en procesión.

Sobre este icono de Syros, Marañón ha subrayado el esfuerzo diplomático español para lograr su presencia en Toledo y ha dicho que el éxito del préstamo se debe, en gran parte, a tener a “la Basilisa Sofía como Reina de España”.

Con un presupuesto aproximado de dos millones de euros, Marañón ha destacado que no ha habido “mercadeo de compensaciones económicas” a los prestamistas de las pinturas y que se ha sido “inflexible” en este aspecto.

También ha destacado Gregorio Marañón que el cuarto centenario de la muerte del Greco es “un gran proyecto” del Estado, de Castilla-La Mancha y de la ciudad de Toledo, y ha agradecido el apoyo y esfuerzo a todos los que han trabajado, colaborado y hecho posible esta exposición.




Volver arriba