Sobrevolando los sentidos

"Murmullos" de alada belleza que parecen moverse

Natasha Gray instala sus móviles de estorninos de tela como parte de "Murmullo", que presenta en el Fernando García Ponce-Macay

El Macay en la cultura

¿Imaginas cómo sería tu vida sin las comodidades y tecnología actual? Vivir en el desierto, en un cámper, aislado de todo el ajetreo de la vida cotidiana…

Natasha Gray (ciudad de México, 1969) inicia sus estudios como artista plástica en la Academia de San Carlos, sin embargo pronto parte hacia Nueva York en busca de un aprendizaje que le permite conocer las técnicas necesarias para desarrollar su trabajo de una manera artesanal y consciente. Ahí conoce a Miguel Ángel Argüello (1941-2005), uno de los grandes pintores realistas de los años setenta de España, quien se convertiría en su maestro y compañero de vida, y del que adquiere la técnica, el rigor, la disciplina, la paciencia, la agudeza y el análisis necesarios para su aprendizaje.

Tras finalizar su educación formal y con la “loca” idea de su pareja de pintar paisajes naturales en el desierto, una muy joven Natasha Gray viaja con Miguel Ángel Argüello a bordo de un pequeño cámper, sin baño ni ninguna comodidad, pero con enormes ganas de vivir la aventura.

La estancia que inicialmente sería de un año se convirtió en ocho maravillosos años llenos de crecimiento en los cuales aprendió las complejidades y peculiaridades de la luz y el color y el dominio de diferentes técnicas, y cuyas experiencias sensibilizaron aun más a la artista en relación a la vida y la muerte. No es de extrañar la profunda conexión que hay entre esos episodios y la influencia de la naturaleza, la conciencia, la luz y la oscuridad en la obra de Natasha Gray. Sin televisor, teléfonos celulares, computadoras o cualquier otro distractor tecnológico, el arte fluye y se revela en cada espacio, los sentidos se agudizan y las posibilidades para la creación se vuelven infinitas.

Natasha Gray abandona el desierto para el nacimiento de su hija y realiza su primera exposición, donde exhibe las pinturas que ahí había realizado. Años después, ya con dos hijos y tras el fallecimiento de su esposo, la artista se enfrenta a un importante reajuste artístico, que cuestiona sus métodos de creación y abre nuevos caminos y posibilidades basados en procesos más simples.

Natasha Gray experimenta con nuevos materiales, buscando comunicar toda la sensibilidad y belleza que percibe y admira, yendo más allá de la pintura. Sus procesos se basan ahora en conceptos e intereses a partir de los cuales aprende sobre nuevas técnicas y materiales para su ejecución. La artista ha trabajado sobre todo con alambre y metal, interviniendo sus fotografías y dibujos, creando piezas bidimensionales y esculturas siguiendo la técnica de trefilado.

“Murmullo”

Actualmente en nuestra ciudad encontramos la serie “Murmullo”, como parte de las exposiciones temporales del Museo Fernando García Ponce-Macay, donde la fascinación de la artista por la naturaleza queda nuevamente de manifiesto, incluyendo un mensaje que invita a reflexionar sobre conceptos como unión, protección, armonía, comunicación, equilibrio… tan necesarios para crecer y desarrollarnos en lo individual, pero sobre todo en lo colectivo.

“Murmullo” alude a los estorninos, esas maravillosas y pequeñas aves que viajan en parvada en un vuelo sincronizado, no sólo para buscar alimento, sino para protegerse de posibles depredadores. El sonido de sus alas se conoce como murmullo.

En la exposición, las bellas formas que surgen cuando los estorninos levantan vuelo son representadas por tres móviles, el más grande formado por 1,307 aves, uno mediano por 350 y el más pequeño por 280. Las aves son simuladas con tela de tul pintada de negro, con un pequeño balín de metal al centro y suspendidos a diferentes alturas con hilo de nailon, provocando que a cierta distancia el espectador obtenga la perfecta visión de alguno de los remolinos que los estorninos nos regalan al volar.- Aída Barrera Pino

De un vistazo

Sonidos reales

Además de los móviles, las salas 4 y 5 del Museo Fernando García Ponce-Macay se dejan envolver por el sonido real de estas aves que surgen de una videoproyección que no importa cuántas veces veamos, cada vez las sensaciones serán diferentes y la profunda admiración por la naturaleza dejará sin palabras a más de uno. También encontramos un cuadro con algunos estorninos realizados con láminas de acero, y fotografías y dibujos intervenidos con más acercamientos a estas aves.

Horarios

La exposición “Murmullo” se puede visitar de lunes a domingo de 10 a 18 horas. Los martes el museo permanece cerrado. La entrada es libre.

Sobre la artista

Para conocer más sobre la obra de Natasha Gray te recomendamos los siguientes enlaces: macay.org y natashagray.com.




Volver arriba