Se siente ante un reto

Shari Mason, con un poco de temor ante Beethoven

Miguel Escobedo Novelo, Adolfo Patrón Luján,  Juan Carlos Lomónaco y la violinista Shari Mason, ayer

Con el Concierto para violín Op 61 de Ludwig van Beethoven, Shari Mason pisará de nueva cuenta el escenario del Teatro José Peón Contreras.

Originaria de la ciudad de México, donde inició sus estudios a los tres años de edad en la Escuela Nacional de Música de la UNAM, Shari se dice contenta de ser la solista invitada del programa 8, “El violín romántico”, de la actual temporada de la Orquesta Sinfónica de Yucatán.

“Es para mí un gran reto”, declaró ayer en rueda de prensa, tras comentar que los proyectos del maestro Juan Carlos Lomónaco, director de la OSY, siempre son un desafío para su carrera.

“Es uno de los grandes conciertos del repertorio”, dijo al hablar de la obra de Beethoven, compuesta en Viena en 1806 y considerada una de las partituras más hermosas para violín del Romanticismo.

Shari, concertino de la Orquesta Sinfónica Nacional y la Orquesta Sinfónica de Minería, señaló que será la primera vez que toque acompañada de una orquesta el concierto de Beethoven.

Con asombro y miedo

Cuando recibió la propuesta del maestro Lomónaco “mi respuesta fue así”, dijo poniendo cara de asombro.

“Pasó igual con Brahms (al que interpretó en 2010 también con la OSY y Juan Carlos Lomónaco en la batuta)”, confesó Shari, quien antes de platicar con la prensa ya había recibido todo tipo de elogios por quienes la acompañaban en la mesa: el propio maestro Lomónaco, Adolfo Patrón Luján, presidente del Patronato de la OSY, y Miguel Escobedo Novelo, director de la Figarosy.

Shari, quien también se dijo gran amiga del titular de la Sinfónica, señaló que tenía un poco de miedo cuando le propusieron interpretar el concierto. “Le tengo un poco de respeto, pues es una de las piezas más complicadas para violín… Es una obra tan transparente que no tienes dónde esconderte, tienes que ser muy honesto al tocarla”, indicó la violinista.

El programa

Además del Concierto para violín Op 61, en el programa 8 la Orquesta interpretará la obertura de “Cosi fan tutte” de Mozart, obra que, según el maestro Lomónaco, es una de las más hermosas que se han escrito y cuenta con un equilibrio casi perfecto.

“La pieza es una divertida parodia de la naturaleza femenina, sus caprichos y las relaciones de pareja”.

El programa concluirá con la Sinfonía número 1 Op 39 de Jean Sibelius, compuesta en 1899, cuando Finlandia todavía pertenecía a Rusia.

El maestro Lomónaco explicó que en la obra se advierte un sentimiento nacionalista y fue tomada como un poderoso estandarte musical ante la opresión rusa. “Es hermosa, introspectiva y dramática”.- Iván Canul Ek




Volver arriba