¿Quién habita el Olimpo?

 

Elidé Soberanis*

 

Fiel a su línea de apertura a otras expresiones artísticas, la bailarina y coreógrafa Tatiana Zugazagoitia/Tatzudanza crea “Historias inasibles” dentro de la instalación ¿Quién me habita? de la artista visual Mónica Dower: una gran fotografía blanco y negro de un árbol solitario se levanta al fondo del escenario, “parece” reflejarse en el ojo de agua rodeado de una mullida y crujiente cama de hojas secas. Aquí ocurre todo: tres historias toman vida en este paisaje creado en el patio central del Olimpo.

No es fácil “gustar” la danza contemporánea en la que no hay una anécdota a seguir y menos aun cuando la intención del artista es contar algo totalmente subjetivo como “Historias inasibles”. Las respuestas son múltiples, he ahí lo interesante.

El fuerte de Tatiana es la estrecha relación que entabla con los objetos, las palabras, la música, la iluminación, el espacio íntimo donde viven sus obras. Esta no es la excepción. Los movimientos, los desplazamientos, el ritmo, las líneas del cuerpo, el contacto entre los bailarines provocan emociones en el público, aunque ignore en ese momento preciso ¿quién le habita?

Del estreno de la primera parte en una de las terrazas del teatro Peón Contreras (¿3 años quizás?) a lo que vemos ahora, en la breve temporada en el Olimpo, no sólo han transcurrido los años, también se ha enriquecido escénicamente: cambió el elenco original, se sumaron varios bailarines, una segunda coreografía y un sema-intermedio para modificar la vista del espacio.

Primera parte:

¿Quién me habita? El escenario está puesto. No distinguimos a las dos mujeres (Lola Tuzlop, Andrea Urban o Nazareth Mena) mimetizadas con las hojas hasta que poco a poco, al ritmo de la música sutil de Martín Capella se levantan como llevadas al ritmo del viento. Una, reflejo de la otra, se desplazan, se enlazan con movimientos continuos, ondulantes, traviesos, reflexivos; las hojas crujen a su paso y el ojo de agua las recibe generoso cuando ambas se hunden en él donde su danza finaliza.

Intermedio:

Entra el jardinero (Milton Acereto) escoba en mano. Despeja las hojas del escenario con gestos cotidianos, pero estilizados. ¿Será que el paisaje le habita, a su manera, y también nos cuenta su propia historia, mientras lo transforma para la siguiente coreografía?

Segunda parte:

Segunda respuesta. La imagen del árbol (foto: Ygnacio Rivero) al fondo del escenario atrapa nuestra mirada; los bailarines parecen ser una extensión del mismo: el reflejo de su sombra con sus ramas desnudas, agudas como pinchos se erige hacia el cielo… que a su vez se reflejan en el agua a través de los bailarines que entran y salen imantados por el ojo de agua al compás de la música de Sebastián Castagna.

En este viaje, el sonido que producen los cuerpos al contacto con las hojas y el agua del estanque contrapuntea la música. El blanco y negro predomina en la instalación y el vestuario sencillo en negro de Mónica Aranda con un punto de color en los tonos verdosos de las hojas y el amarillo intenso del overol del jardinero. El reflejo del piso blanco, frío, frío, frío y la distancia entre el escenario y el público que impone la arquitectura del patio del Olimpo la suaviza la iluminación de Christian Rivero…

“Historias inasibles” nos transmite el poder de la vida. Es una invitación a dejarnos tocar por cuanto nos rodea, respirar profundamente para dar paso a las Historias inasibles latentes en nosotros.

…Sin embargo —sin quitarle méritos propios al elenco actual— sentimos mucho la ausencia de Tatiana en escena, desplegando sus virtudes de bailarina de sus propios proyectos.

Algo más: Tatiana no sólo no deja morir sus piezas tras unas cuantas presentaciones festivaleras (festivales + becas= presupuesto producción) las hace crecer y no claudica ante las limitaciones de espacios y fechas para presentar su obra; para muestra de ello tenemos “Historias inasibles” a las 20:30 horas, jueves 5, viernes 6 y sábado 7 de junio en el Patio del Olimpo, que aunque no reúne las condiciones idóneas de un escenario con todas las de la ley, se agradece y mucho, abra sus puertas y ponga las condiciones para dar paso a las artes escénicas en la Temporada Artística Abr-Dic 2014 del Ayuntamiento de la muy noble y leal ciudad de Mérida.

Boletos en taquilla una hora antes de la función. Descuento a estudiantes y personas con credencial de Inapam.

¡ÚLTIMAS FUNCIONES!

CRÉDITOS:

Bailarines:

*Lola Tuzlop, Andrea Urban o Nazareth Mena

**Alfonso García, Andrés Puch, Sergio Borges o Daniel Alpuche

***Actuación especial: Milton Acereto

Idea original y coreografía: Tatiana Zugazagoitia

Instalación: Mónica Dower

Diseño de Iluminación: Christian Rivero

Vestuario: Mónica Aranda

Realización de ojo de agua: Andrés Altamira

Fotografía escénica del original: Ygnacio Rivero

Música original en ¿Quién me habita?: Martín Capella

Música original en “Segunda respuesta”: Sebastián Castagna.

————

*) Maestra y dramaturga




Volver arriba