“Monstruosa sinfonía”

La OSY mostrará la madurez de su primera década

Juan Carlos Lomónaco (derecha), titular de la Orquesta Sinfónica de Yucatán (OSY), explica detalles de la Sinfonía No. 4 de Bruckner

“Es una obra bellísima, con el título de Romántica”. Así define el maestro Juan Carlos Lomónaco, director titular de la Orquesta Sinfónica de Yucatán (OSY), la Sinfonía No. 4 de Anton Bruckner, que tocarán en el programa número 11, pasado mañana viernes a las 9 p.m., y el domingo a las 12 i.m., en el Teatro José Peón Contreras.

“Anton Bruckner: El gran sinfonista” es el nombre del programa, con el que la OSY sigue de manteles largos por los 10 años de su fundación.

Juan Carlos Lomónaco, al referirse a Bruckner, dijo que la grandeza del compositor esta “en la forma como orquesta su música y su resultado es bellísimo… Sin duda esta sinfonía es la más accesible, probablemente la más popular, por eso la escogimos”.

La obra, de una hora y diez minutos de duración, incluye una “sesión de metales extraordinaria, se lucen mucho en esta sinfonía”, agregó.

Lomónaco recordó que Bruckner realizó la Sinfonía No. 4 en 1874; sin embargo, hizo varias revisiones, como en todas sus sinfonías, y fue en 1880 cuando quedó lista la versión que se interpreta hasta hoy.

Esa versión se presentó por primera vez en Viena en 1881, y el propio compositor la llamó “Romántica”, precisó Lomónaco.

El autor austriaco nació en 1824 y murió en 1896. A diferencia de otros autores, las formas musicales que utiliza son totalmente clásicas y románticas, y las extiende con frases melódicas más largas.

“Bruckner es el primer compositor que hace las grandes formas sinfónicas”, destacó Lomónaco.

Bruckner y Wagner

Bruckner, agregó, admiraba mucho a Wagner, de hecho, le dedicó algunas de sus obras al compositor alemán.

El director de la OSY explicó que en Wagner podemos escuchar “cierto erotismo”, mientras que en Bruckner jamás escucharemos ésto. “Es un compositor totalmente religioso”, apuntó.

“Se puede decir que su gran y profundo amor fue con Dios. Así que ésto también podemos sentir en su música, muy religiosa y muy hermosa”, comentó.

Por último, el director reiteró que la Sinfonía No. 4 “es una sinfonía realmente hermosa. La van a disfrutar muchísimo”.

“Palabras mayores”

Miguel Escobedo Novelo, director general del Fideicomiso Garante de la OSY (Figarosy), comentó que este fin de semana se tendrá la oportunidad de disfrutar de una gran solista: la misma orquesta.

“Vamos a tener la oportunidad de escuchar una de las nueve sinfonías de Bruckner. Tocar esta obra es mostrar la madurez de esta orquesta que tiene en sus diez años… Interpretar Bruckner son palabras mayores”, reiteró.

Adolfo Patrón Luján, presidente del Patronato de la Orquesta, agradeció a los medios de comunicación por “el papel fundamental” que tienen en la difusión de los programas de la OSY.

Añadió que siente enorme satisfacción de que la OSY se atreva a tocar Bruckner. “Oír a Bruckner será para mí un regalo muy grande que le agradezco mucho a Juan Carlos, porque se atrevió y lo hará con mucho éxito”, auguró.- Claudia Sierra Medina.

Del concierto

Una deuda

Miguel Escobedo, director general del Fideicomiso Garante de la OSY, expresó entre otras cosas que Bruckner forma parte de una lista de compositores románticos. La Osy tenía una deuda con él y con el público, que saldarán este fin de semana. “Será una gran responsabilidad para la orquesta y para el director interpretar esta monstruosa, monumental cuarta sinfonía”, indicó.

Románticas

Juan Carlos Lomonaco, director titular de la OSY explicó que todas las obras de Bruckner son románticas. La No. 4 es la más cercana al romanticismo de aquel entonces (1874), dijo.

Crecimiento

Lomónaco indicó que ejecutar esta obra incide en el repertorio de la orquesta, que crecerá, y para el público. “Bruckner es fundamental, interpretado en las grandes orquestas”.



Volver arriba