Maestro del "light painting"

Maestro del “light painting”

El trabajo de Eric Staller, referencia en esta técnica

"Lightmobile", una de las obras más conocidas de Eric Staller

El Macay en la cultura

Hace un par de días tuve la oportunidad de conocer a un artista francés que, entre muchas otras cosas, se dedica al “light painting”, impartiendo talleres y realizando fotografías realmente espectaculares bajo esa técnica. Había escuchado un poco sobre “pintar con luz” y, como seguramente muchos de ustedes, sabía de esas intervenciones efímeras que se realizan alrededor del mundo con el objetivo de capturar pequeños instantes para convertirlos en grandes obras de arte.

Sin embargo, no había profundizado demasiado en el tema y fue precisamente a raíz de la experiencia de estos días que me puse a curiosear un poco más por internet para entonces encontrarme con el trabajo del neoyorquino Eric Staller.

Obsesionado por las luces y amante desenfrenado del “UFO Art”, Eric Staller es un arquitecto, fotógrafo y escultor que desde hace más de treinta años ha inspirado y desbordado la creatividad de muchísimos seguidores que lo consideran uno de los padres del “light painting”. Si bien en el trabajo de algunos artistas de vanguardia como el mismísimo ManRay o, incluso, nuestro admirado Pablo Picasso vemos aproximaciones a este tipo de expresión, Eric Staller es sin duda referente universal por los años de experiencia, creatividad y dominio absoluto de la técnica.

A finales de los años setenta, armado de una cámara con tripié para poder trabajar largas exposiciones requeridas y diversos tipos de luces, para iluminar y colorear diferentes escenas, Eric Staller recorrió las calles de Nueva York durante varios años para realizar diferentes composiciones que integrarían “Light Drawings”, considerada la mayor serie de fotografía nocturna publicada hasta el momento, utilizando la técnica de “light painting”.

Pintar con luz es una actividad muy experimental que puede resultar hasta cierto punto económica, ya que muchos fotógrafos construyen sus propios “juguetes”, dependiendo de los efectos que quieren conseguir, pero también hay quienes trabajan con poderosas cámaras, linternas, flashes, láseres, pirotecnia, hilos luminosos, cajas de luz, en fin, la tecnología más sofisticada, en busca de los resultados más costosos e impactantes.

Lo curioso es que aun con toda la tecnología y las cámaras más sofisticadas usadas en la actualidad la serie realizada en los setenta por Eric Staller, con equipo y herramientas limitadas a lo que se conocía y existía en aquel momento, tiene una calidad superior al trabajo de muchos fotógrafos actuales, es un hecho que la creatividad de Staller les lleva la delantera, ya que siempre ha sabido cómo resolver necesidades y obstáculos para lograr sus objetivos.

El trabajo de este artista está plagado de humor y excentricismo, basta echar una mirada a su portafolio y conocer la serie de trabajos a los que él llama “urbanUFOs” con icónicas piezas como el “Lightmobile”, un Volkswagen Beetle totalmente cubierto e intervenido con 1,659 luces, programadas para generar 20 tramas distintas de luz a lo largo del coche. Esta pieza le valió al artista cinco meses de trabajo, para después conducir el automóvil durante cien noches convirtiendo las calles de Nueva York en su propia galería.

Otro singular y reconocido trabajo en esta serie es “Bubbleheads”, una bicicleta para cuatro personas en que los ciclistas, vestidos de negro, portan unos cascos transparentes intervenidos con 200 luces computarizadas cada uno, y cuya animación da la sensación de que las cabezas girarán primero hacia el lado derecho y luego hacia el lado izquierdo, como manteniendo un diálogo entre personas que hablan diferentes idiomas. Parece cosa de ciencia loca pero de verdad vale la pena darse una vuelta por la página del artista (ericstaller.com) y conocer más de su trabajo.- Aída Barrera Pino




Volver arriba