Lelio: Ya no queda más que hacer por’Gloria’.El Goya sería cerrar una etapa

 

Alicia G.Arribas.

MADRID (EFE) .- El cineasta chileno Sebastian Lelio apenas puede creerse el recorrido de su película “Gloria”, premiada en los festivales de Berlín, Cannes, San Sebastián y Locarno, aparte de haber sido nominada como película chilena para optar a los Óscar.

“Ya no hay mucho más que yo pueda hacer por ‘Gloria’, es una alegría y un honor que haya llegado a los Goya y una gran noticia de la que ya, quizá, suponga que se empieza a cerrar este episodio en mi vida que ha sido tan potente y que nos ha marcado a todos los que fuimos y somos parte de la película”, dice Lelio.

El cineasta charla con Efe telefónicamente desde Estados Unidos, donde ha estado participando como jurado en el Festival Internacional de Cine Independiente de Sundance.

Lelio no es ningún novato. En 2006, su primera película, “La Sagrada Familia”, que se estreno en el Festival de Cine de San Sebastián recibió 28 premios y le valió el reconocimiento internacional.

La segunda, “Navidad” debutó en 2009 en la Quincena de Realizadores del Festival de Cine de Cannes y “El Año del Tigre”, su tercer largometraje, fue a concurso en Locarno en 2011 y se llevo el premio del jurado.

Luego consiguió la beca Guggenheim y, en 2012, con cuatro escenas de “Gloria” se ganó el premio Cine en Construcción en San Sebastián.

Terminada la película, llegó a la Berlinale y se convirtió en un éxito de crítica y público, ganó el Premio del Jurado Ecuménico y el premio Gilde, y su protagonista, Paulina García, se llevo el Oso de Plata a la mejor actriz.

“Después del recorrido de la cinta, ya puedo decir que adonde va conecta, resuena e ilusiona, tanto entre los espectadores como a nivel comercial, y ha gustado igual en Israel que en Italia. Ha sido muy potente y aún quedan muchos países por estrenar, más de sesenta” presume el cineasta.

“Gloria” es el retrato de una mujer chilena de 58 años que encara su próxima entrada en la vejez con gran fuerza y vitalidad. Con sus hijos ya adultos e independientes, trata de llenar su soledad en salones de baile, donde conoce a Rodolfo (Sergio Hernández), en quien ve su ultima oportunidad de entablar una relación amorosa.

La banda sonora, con canciones de Paloma San Basilio, Massiel, Jeanette, Pimpinella y, por supuesto, Umberto Tozzi y su “Gloria”, que cierra la película en un estallido vibrante de alegría, marcan la vida de la protagonista pero también de los otros personajes, explica Lelio, ya que, “sin saberlo comentan sus cosas a través de las letras de las canciones”.

“‘Gloria’ es una película llena de música; ella se relaciona con el mundo por medio de las canciones, por eso la banda sonora era tan importante; es una lista de placer, no es cínica, son parte de la vida de ella”, agrega.

Para el director, aunque la protagonista se basa en “muchas cosas de su madre, y de amigas de su madre, en una especie de ‘Frankenstein’”, señala, “su historia es universal y cualquiera puede identificarse, pero está instalada en una realidad local muy precisa, ese es el vehículo para conectarse”.

“Es muy concreta, ocurre en Santiago de Chile en 2013 y es una mujer de 58 años. No pretende ser ningún lugar de ninguna parte y a través de eso quiere alcanzar un nivel arquetípico”, añade.

La cinta, y esta mujer, tienen “una energía vital que puede ser leída desde muchos ángulos y depende de quién la viva y la procese le puede sacar cosas muy distintas; lo que yo rescato -confiesa Lelio- es la cantidad de energía que la película despliega y la capacidad de esta mujer para seguir adelante”.

El chileno no ha visto aún ninguna de las películas a las que se enfrenta por el Goya, “Azul y no tan rosa”, del venezolano Miguel Ferrari; “Wakolda, el médico alemán” y “La jaula de Oro”, de sus amigos Lucía Puenzo, argentina, y Diego Quemada-Díez, hispanomexicano, respectivamente.

Lelio ya tiene el apoyo de la Residencia de la Berlinale 2013 para comenzar su quinto largometraje, que también se rodara en Santiago de Chile, y puede que se llame, apunta, “Iguazú”.




Volver arriba