Las encrucijadas textiles de la escultora Marcela Díaz

Las encrucijadas textiles de la escultora Marcela Díaz

Extrae la esencia configuradora de la cruz en su obra

Marcela Díaz, escultora textil, expone "En-Cruces" en el Macay

el macay en la cultura

El término “cruces” para referirse al eje formal de una serie creativa puede desencadenar diferentes prefiguraciones y expectativas. Por una parte, es inevitable una primera vinculación con la cruz cristiana, y a partir de esa primera identificación todo el repertorio de cruces de la iconografía tradicional y de la historia de los signos y los símbolos: cruces gamadas, cruces maltesas, célticas y lanceoladas, cruces de Santiago y cruces griegas y latinas, entre otras muchas, relacionadas en buena parte con la misma tradición ya mencionada (nuestra la histórica Cruz parlante del siglo XIX sería un ejemplo).

También la cruz es un soporte básico en bóvedas y otras estructuras, y un crucero o encrucijada es el lugar donde convergen direcciones, caminos y vectores. Es también un punto de partida para formularse preguntas como ¿hacia dónde voy? ¿qué haré? ¿cuál será el sentido correcto?. Eso sí, no hay inocencia en la presencia de una cruz, sea cual fuere su origen: la humanitaria Cruz roja internacional, a pesar de su aparente neutralidad semántica, en los países del bloque árabe es conocida como la Media luna roja.

Marcela Díaz, escultora textil, extrae la esencia configuradora de la cruz y a partir de ella, reinventa y propone series, volúmenes y personajes en los que están implícitas estas fuerzas conjuntivas o disyuntivas, estas rutas a veces paralelas, a veces perpendiculares. Y al igual que, con las palabras de sus títulos (esta exposición En-Cruces es parte de una serie titulada “Encrucijada”, en la que trabaja desde tiempo atrás), extrae la razón de ser de esas cruces y construye sus propias estructuras, sin arredro ante las dimensiones descomunales o el paciente tiempo de producción.

El uso de un material textil, natural y el trabajo de la creadora en contacto directo con la fibra, a la que teje con las manos, reconcilia pasado y presente, y hace de la producción artística un ejercicio discursivo, de diálogo constante con el hilo, con la pieza, con el proceso, presente en cada puntada y cada lazada del resultado hoy visible.

Enormes

Sus piezas en exposición en las Salas 4 y 5 del Macay atraen en principio por sus dimensiones: grandes volúmenes que hacen de ellas imposible el pasar inadvertidas ante el visitante. Luego, observa la superficie rugosa del tejido, los pequeños pliegues de la superficie y el color cálido de cada pieza.

Arquitectónica en algunos casos, orgánica y elocuente en otros, la obra escultórica textil de Marcela Díaz es un camino de aproximación y descubrimiento, desde los materiales y las estructuras, al mensaje de interrogantes y expectativas, de perenne búsqueda interior, que subyace detrás de cada puntada y cada nudo.- María Teresa Mézquita Méndez




Volver arriba