La noche se viste de blanco

Un centenar de eventos con miles de espectadores

1 / 9


Cuatro aspectos de la Noche Blanca: en el orden de costumbre: Una de las visitas guiadas al Cementerio General, jóvenes revisando la cartelera de la jornada en la Plaza Grande, el show de títeres de Andrea y Angel en el Museo Fernando García Ponce Macay, y la degustación "Comida sin fronteras" en el parque de San Juan
Visitantes de la todas las edades disfrutaron de la exposición que inauguró el alcalde Renán Barrera Concha en el Museo de la Ciudad
Sobre estas líneas debajo, dos momentos de los espectáculos callejeros que se sumaron a la Noche Blanca: una pareja baila jarana frente a los bajos del Palacio Municipal, y danza ofrecida en el Pasaje de la Revolución
Arriba, el alcalde Renán Barrera Concha entrega el Premio Internacional de Poesía "Ciudad de Mérida" a Nadia Escalante Andrade. Atestiguan, Enna Evia Ricalde, Antonio Cresanti, Raquel Jiménez Cerrillo, Diana Castillo Laviada de Barrera, Irving Berlin Villafaña y Elías Lixa Abimerhi. A la izquierda, visitas al Museo de la Ciudad


Rienda suelta a la diversión, el baile, la música, la comida y el disfrute de varias manifestaciones artísticas dieron ayer miles de personas en la tercera edición de La Noche Blanca que organizó el Ayuntamiento de Mérida a través de la Dirección de Cultura.

Regina Orozco con su “Desde el diván” en el remate de Paseo de Montejo; la música romántica de “Los Angeles negros”, en el parque de San Juan; la fiesta electrónica, en Santa Ana y el ritmo de tecno salsa de Tropiral Forever, en los bajos del Palacio Municipal fueron algunos de los tantos “platos fuertes” que tuvo La Noche Blanca.

El programa incluyó más de 100 actividades en más de cincuenta sedes incluyendo parques, teatros, museos, teatros, galerías, entre otros.

Como ocurre en La Noche Blanca, las calles del Centro se llenaron de vida con los ríos de personas de diversas edades que, a pie o por medio de las guaguas gratuitas, fueron a diversos escenarios. El festín cultural y artístico se dispuso a complacer desde el más pequeño de la casa, con espectáculos como el de Angel y Andrea con “La re-evolución de los títeres” en el Museo Fernando García Ponce Macay hasta los más grandes con Los Angeles Negros, entre otros espectáculos.- Claudia Sierra Medina




Volver arriba