Juan Villoro ingresa a El Colegio Nacional

* Eduardo Matos Moctezuma dio respuesta desde su perspectiva de arqueólogo

Con un amplio discurso dedicado a la vida y obra del poeta jerezano Ramón López Velarde, el escritor mexicano Juan Villoro ingresó a El Colegio Nacional. La bienvenida se la dio el presidente en turno, Manuel Peimbert.- (NOTIMEX/FOTO/JORGE ARCIGA)

Con un amplio discurso dedicado a la vida y obra del poeta jerezano Ramón López Velarde, el escritor mexicano Juan Villoro ingresó a El Colegio Nacional. La bienvenida se la dio el presidente en turno, Manuel Peimbert.- (NOTIMEX/FOTO/JORGE ARCIGA)

MÉXICO, D.F.  (Notimex).- Con un amplio discurso dedicado a la vida y obra del poeta jerezano Ramón López Velarde, el escritor mexicano Juan Villoro ingresó anoche a El Colegio Nacional. La bienvenida se la dio el presidente en turno, Manuel Peimbert.

 En la ceremonia, Villoro, además de destacar la trascendencia de López Velarde, realizó no pocas analogías entre su poética y la de otros autores nacionales e internacionales, dato que no pasó por alto el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, quien dio respuesta al discurso de ingreso.

 Villoro, quien ha incursionado en prácticamente todos los géneros literarios así como en el guión cinematográfico y de televisión, leyó durante más de una hora con 10 minutos su discurso titulado “Historias pequeñeces. Vertientes narrativas de Ramón López Velarde”.

 El autor de 34 libros, varios de ellos traducidos al alemán e italiano, destacó el honor que siente por su ingreso y la responsabilidad de pertenecer a la institución.

 “Estoy contento y agradecido, además, por estar ahora junto a mi padre en El Colegio de México. Me hacía gran ilusión pensar que José Emilio Pacheco estaría aquí en este momento; lamentablemente no es así”, dijo quien también se ha desempeñado como docente en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y en otras instituciones de educación superior de este país, Estados Unidos y Europa.

 Juan Villoro hizo una apología de la obra del escritor zacatecano, a quien considera desde su juventud un personaje central del relato de la vida moderna.

 En su discurso citó a Juan José Arreola (1918-2001), Octavio Paz (1914-1998) y José Emilio Pacheco (1939-2014) como autores emblemáticos, quienes en su momento dedicaron su importante texto a López Velarde (1888-1921) .

 Recordó que con dos libros publicados en vida y tres póstumos, Ramón López Velarde tiene una obra que lo mitifica y desmitifica. “Estatua, sitio web y calles es en lo que ahora ha sido convertido y celebrado hasta la devoción este ilustre autor”.

 Con su ingreso a El Colegio Nacional, Juan Villoro se suma a la lista de pensadores como Alfonso Reyes (1889-1959) y Mariano Azuela (1873-1952), fundadores y otros que poco a poco se fueron incorporando como Carlos Fuentes (1928-2012), Octavio Paz y José Emilio Pacheco. Esa distinción, dijo el nuevo miembro, lo hace sentirse plenamente satisfecho y honrado.

 Destacó que buena parte de la narrativa mexicana está en deuda con el escritor jerezano. “La literatura de López Velarde me llevó a una realidad tangencial”, comentó Villoro al hablar del primer acercamiento que tuvo con la obra del poeta.

 Ante invitados especiales como Elena Poniatowska, Juan Ramón de la Fuente, Cuauhtémoc Cárdenas y Hugo Gutiérrez Vega, entre otros personajes del arte, la cultura y la política de este país, Juan Villoro recordó que de acuerdo con el pensamiento de López Velarde “podemos ir por el mundo pero siempre regresamos a la patria, por eso, el retorno está siempre presente en su obra”.

 Para el ensayista, lo mismo que para López Velarde, “la patria es la tierra que debemos sin darnos cuenta ya que de esa manera se ve la vida y se siente la vida”.

 El poeta jerezano es el padre soltero de la poesía mexicana. “Su cadáver no pudo arder, pero su poesía lo sigue haciendo”, dijo el nuevo miembro frente a los asistentes reunidos en el Aula Mayor de El Colegio Nacional, enclavado en el Centro Histórico de esta ciudad.

 Antes de recibir el diploma y el emblema que se dedica como miembro de El Colegio Nacional, Juan Villoro escuchó a Eduardo Matos Moctezuma decir que él había tallado la imagen de López Velarde “hasta dejarlo sin pecado nacional”.

Etiquetas:,