Jóvenes indígenas mexicanos, al rescate del tejido tradicional oaxaqueño

MÉXICO (EFE).- A pesar de la industrialización y las dificultades económicas que representa su oficio, los jóvenes indígenas del estado de Oaxaca, en el sur de México, han aprendido y perfeccionado el uso del telar para confeccionar textiles que son verdaderas obras de arte.

Parte de esta tradición artesanal puede verse en “Telares que retoñan- artistas jóvenes del textil”, una muestra que acoge el Centro Cultural de España en México (CCEMX), ubicado en la capital del país.

“Telares que retoñan…” presenta el trabajo de 24 jóvenes de entre 8 y 20 años que no sólo han rescatado las técnicas tradicionales del tejido oaxaqueño, sino que las han revitalizado con sus propios conocimientos.

La exposición surgió por iniciativa del restaurador Remigio Mestas, con el apoyo del director del Museo Textil de Oaxaca (MTO), Héctor Meneses, y del curador Alejandro de Ávila.

Entre los textiles que se observan hay lienzos, rebozos, mangas, huipiles, faldas, blusas y ceñidores bordados a mano, así como vídeos con entrevistas a los jóvenes tejedores.

“Hoy el textil está totalmente industrializado y esta tradición artesanal cada vez se está perdiendo más. Necesitábamos hacer algo para que los participantes se sintieran valorados y vieran que la gente se interesa por su trabajo”, comentó a Efe Héctor Meneses.

Como otras artesanías, el conocimiento para realizar los textiles pasa de generación en generación y se considera parte de la formación de los niños oaxaqueños, aunque no siempre los jóvenes están interesados en continuar con el oficio.

“Las señoras, las mamás y los mismos participantes nos decían que hay jóvenes y amigos que ya no quieren aprender, pero que ellos encuentran en el tejido una manera de preservar su cultura. Es importante que tengan claro la relación del tejido como parte de su identidad cultural”, apuntó Meneses.

Uno de los casos que más sorprendió al director del MTO fue el de Bonfilia, una tejedora que recuperó y perfeccionó una técnica de tejido que se consideraba extinta y después se la heredó a su hija.

“La madre de una de las participantes rescató un tipo de tejido que se había perdido a mediados del siglo XX (…). Cuando Maritza vio a su mamá tejerlo le pidió que le enseñara. Ahora, una técnica que había estado completamente olvidada, ya está viva otra vez en manos de una jovencita de 18 años”, dijo el experto.

Por su parte, Remigio Mestas, quien lleva 23 años dedicados a la preservación de textiles en Oaxaca, señaló que esta exposición es una muestra de los miembros más jóvenes de la red de tejedores que creó el Estado, la cual tiene 350 integrantes de 9 etnias indígenas.

“Mi inquietud era que los chicos que participan tengan una idea de la cultura a la que pertenecen y se sientan orgullosos de ella. La idea era que el mundo occidental se dé cuenta de que existimos, de que existe todavía un tejido ancestral, de que existe todavía un interés por nuestra identidad”, apuntó.

Por la tradición y la complejidad de los textiles, Mestas considera que las prendas que realizan los tejedores no son sólo artesanías, sino auténticas obras de arte que incluso poseen un significado místico.

“En el momento de tejer plasmas tu entorno, las deidades, las protecciones. Se vuelve en realidad, además de una obra de arte, una pieza sagrada. Es una interpretación del cielo y la tierra y ahí tienes todo tu universo”, añadió.

La exposición estará hasta el 20 de abril en el CCEMX y después viajará a otras zonas de Oaxaca y al norteño estado de Coahuila. Se espera que algunos de los artistas puedan asistir a las otras sedes.

“Después de las experiencias cercanas con quienes crean este arte, la gente dice que nunca más volverán a regatear el precio de un tejido, porque se dan cuenta de lo que cuesta hacerlo. Es una labor educativa que tenemos que hacer. Poco a poco vamos viendo un cambio en la gente que nos visita en Oaxaca”, agregó Meneses.- José Pablo Salas



Volver arriba