Desde el mundo de Roger von Gunten

Desde el mundo de Roger von Gunten

Vista del progreso y desarrollo del artista en Mérida

Roger von Gunten con una obra de "¿Ante quién ocurre el mundo?"

El Macay en la cultura

“¿Ante quién ocurre el mundo?”, nos pregunta Roger von Gunten. Y ¿qué responder? Pues que las cosas que pasan en el mundo ocurren o transcurren ante nosotros (“ante mí. ante ti”), que discurren y se traducen particularmente según el color de cada cristal a través del cual se mire, como diría Campoamor y que allá cada quien con su mirada del mundo y sus percepciones. “Allá tú con tu mundo y yo con el mío.”.

La pregunta tiene lo suyo. Semejantes cuestionamientos quizá se los ha formulado él mismo, Von Gunten, a lo largo de sus más de ochenta años de vida, a lo largo de sesenta años de vivir en México y los mismos de trabajar sin parar en las artes visuales. Lo que sí hay que decir es que fragmentos de ese mundo suyo, el que quiso ver y pintar, están a la vista ahora en las salas 9, 10 y 11 del Museo Fernando García Ponce-Macay en extensa exposición.

Como suele sucede en las retrospectivas, la muestra, titulada precisamente así: “¿Ante quién ocurre el mundo?”, brinda imágenes puntuales de la evolución del progreso y desarrollo del artista, de sus diversas etapas y múltiples lenguajes.

Desde los años 50 hasta el presente, obras como botones de muestra revelan su tránsito por la figuración y la abstracción, el predominio de la línea y las zonas de color y sus indagaciones técnicas que, sin embargo, no se apartan de lo clásico (óleo y acrílico sobre tela, acrílico y tinta sobre papel, gouache, crayón y collage sobre papel.).

“Celebratorio”

En la colección se evidencia el carácter vital y celebratorio que generalmente tiene su trabajo, para el cual echa mano del colorido, la naturaleza, el desnudo femenino y la silueta humana tratada incluso con humor, con un estilo propio que aún con parentescos a la vanguardia se reinventa con su propio lenguaje personal, festivo y lúdico. A Roger von Gunten se le ha situado en la generación de La Ruptura con cuyos artistas convivió, y, dada la frecuencia de representantes de este movimiento en el Macay, no es extraño que su presencia por ende también haya sido recurrente en este museo, ya sea en exposiciones individuales, como en “Mirador” que se presentó en 2003 en las salas 9 y 10, al igual que ahora, o bien en colectivas, como en los años 2003, 2004 y 2006, en el homenaje de la galería Juan Martín al escritor Juan García Ponce; como parte de la colectiva de la galería Pecanins, y en otra colectiva de la misma Juan Martín, respectivamente.Aquella extensa exposición de 2003 remitía a la acción de resumir en el espacio de los soportes del artista ese “mirador” que el mundo brinda al ojo humano desde cada particular perspectiva y se transmite a la superficie conjuntando color, composición, forma y factura, alimentadas de literatura, música y, claro, del simple acto de mirar. En 2014 de nuevo cuestiona sobre la perspectiva, pero ya no la privilegiada del “Mirador”, sino la de quién será el privilegiado que puede ver.Así, su actual hoja de sala, firmada por él mismo, sintetiza puntualmente su percepción del arte, en cuya naturaleza, dice, se encuentra “hacer visible una imagen portadora y transmisora de un mensaje vivencial codificado”. Es decir, trasladar una idea a un objeto. Y se dice abrumado ante la cantidad, diversidad y simultaneidad de imágenes, todas, eso sí, tan suyas, que le indican a su vez la pluralidad de las fuentes de las que manan las ideas que les dieron lugar. Al reunirlas para exhibirlas, afirma que lo hizo “al margen de todo guión curatorial”, a fin de mostrar y mostrarnos “un mundo que ocurre al mismo tiempo en todas partes”.

Hoy, la oportunidad de ver esta secuencia de trabajos y propuestas que cuentan toda una vida permite acercarse a la trayectoria y multiplicidad de lenguajes y recursos estéticos de Von Gunten. Ya figurativa, ya abstracta, su obra apuesta por el color y la vida, por un mundo que transcurre pleno y vibrante, que ocurre ante sus ojos, ante los tuyos, ante los míos.- María Teresa Mézquita Méndez




Volver arriba