Contrastes de Cristina Branco

De fuerte nombre y dulce voz, hoy interpretará fado

Cristina Branco, intérprete de fado, habla de su hitoria en la entrevista que ofreció ayer en el hotel Hyatt al Diario

La fuerza de su nombre contrasta con la dulzura de su voz que parece acariciarte cuando habla. Ella es Cristina Branco, la intérprete de fado que hoy y mañana se presenta en el marco del Mérida Fest 2014.

De figura menuda, la cantante portuguesa, quien por primera vez se presenta en México, nos atiende en el recibidor del hotel Hyatt y de inmediato nos dice que viene a ofrecer su historia.

“Van a conocer la historia del fado, las melodías que han significado tanto para mí, las que han sido hechas para mí”, dice la cantante, tras comentar que presentará también, por primera en un escenario, tres temas de su nuevo disco “Idealist”, que en febrero estará a la venta en Europa.

“Idealist” es en realidad una colección de tres discos que reúne los temas más emblemáticos de sus 12 producciones, incluidos “Fago tango” y “Alegría”, los últimos que sacó. “Este disco retrata toda mi carrera y mis canciones”, dice Cristina, comunicóloga de profesión.

Acto natural

Dejar las ciencias de la comunicación por la música no fue difícil, pues cantar es una forma de comunicar; para mí ha sido un acto natural pasar de la comunicación al canto, comenta la cantante.

Sin embargo, reconoce que todo sería diferente si su abuelo no le hubiese regalado un disco de Amalia Rodrigues, la exponente del fado portugués por excelencia. “Ella era un diva, tenía todo, una voz muy completa y un espíritu un poco ‘dark’, tenía un alma y un corazón, tenía una parte muy alegre y otra muy oscura que le daba la fuerza para interpretarlo”.

“En el disco que me regaló mi abuelo comprendí que la fuerza del fado no se quedaba solamente en la tradición que era más bien hermética y que podía salir, que podía ganar, que podía volar. Con la voz de Amalia yo empecé a amar y respetar el fado, y desde entonces he comprado todos sus discos y biografías para comprenderla. Amalia trajo a mi todo el amor y la pasión por el fado”.

“Para para mí, añadir el tango al fado es normal, ambos hablan de las mismas emociones, son músicas culturalmente muy diversas, pero son culturas aglutinadoras y es normal compartirlo con el fado”.”Yo estoy segura que esto no es una forma de globalizar las culturas porque tú mantienes tus raíces, no te vas a olvidar, ni vas a dejar que tu cultura o la sociedad la olviden tampoco. Para evolucionar tienes que compartir, que mezclar, descubrir nuevas cosas y dejar que la ortodoxia te condene”.Es por ello, quizá, que no le gustaría ser incasillada sólo en el fado. “Me gusta de todo y en esta presentación (la del Merida Fest) haremos de todo: fado, fado tradcional y otras cosas que se acercan al fado. A mí no pueden ponerme un escaparate jamás porque me gusta la música en general. La música para mí es vida, es el pulsar de la sangre dentro de mis venas y yo no entiendo la vida sin eso, enfatiza.Cristina se presenta hoy a las 9:30 de la noche en la Plaza Grande y mañana domingo en el teatro Armando Manzanero a las 8 de la noche.- JORGE IVÁN CANUL EK

De un vistazo

Pasión y pasiones

Cristina dice que cuando interpreta fado siente una emoción muy fuerte. “El fado es una música que vive alrededor de la emoción, de la pasión… en general son todas las pasiones”.

Fusión de ritmos

De la fusión del fado con ritmos como blues y tango, Cristina dice que “el fado es una música específica con una raíz cultural portuguesa, pero yo creo que la música misma es global”.




Volver arriba