Concluye el II Encuentro de Son Jarocho

Promocional del II enc uentro de Son Jarocho

Promocional del II enc uentro de Son Jarocho

 MÉXICO, D.F.  (Notimex).- Con un festivo concierto, Patricio Hidalgo y el grupo Afrojarocho cerraron el Segundo Encuentro de Son Jarocho 2014, que se llevó acabo los días 24, 25 y 26 de enero en el Centro Nacional de las Artes (Cenart), en esta ciudad.

 El programa, que levantó al público de sus asientos para bailar al ritmo de la música, incluyó composiciones de Hidalgo, como ‘La Prieta Cimarrona’, ‘La conga del puerto’, ‘La caña’ y ‘La suegra del canelo’, así como la pieza tradicional ‘La Morena’.

 En entrevista con Notimex, Enrique Palacios Vega, requinto y voz de la agrupación originaria de Apixita, Veracruz, señaló que el son jarocho es una tradición que se debe difundir y mantener, porque es la vida misma.

 ’Es algo que uno lleva en la sangre, algo que se nos heredó, que se nos ha transmitido de generación en generación. Es parte de nuestra vida, de nuestra historia, es parte de nuestro ser’, expresó.

 El percusionista Juan Domingo Rogel Fragoso indicó que, como todo arte popular, esta música refleja las costumbres, la ideología, las esperanzas y los sueños de la gente de las comunidades que lo viven.

 Además, ‘tiene su raíz en la naturaleza y en el corazón de la gente, no es tan mental, la música es más bien visceral y muy emocional’, comentó.

 Si bien es cierto que esta expresión artística nace y florece en Veracruz, ya se puede escuchar fandango en o Nueva York, Estados Unidos, o en París, Francia, dijo, por lo que es ‘una ventana enorme para quien quiera participar’.

 Esta forma musical ‘me ha dado amigos, me ha dado caminos, me ha dado muchísimas experiencias muy hermosas en lo humano y en la naturaleza’.

 En su oportunidad, Patricio Hidalgo, para quien el son es una forma de vida, señaló que su propuesta del Afrojarocho, consolidada en 2008, busca ‘reconocer la africanidad y abrir el tema hacia los ritmos, la poesía y la danza’.

 Esta propuesta, que si bien tiene su origen en el son tradicional, retoma su raíz africana y busca generar un mensaje desde el presente, a partir de la cual plantea su propuesta, comentó Domingo Rogel.
 El afrojarocho retoma, además de la percusión africana, las congas que se tocaban hace muchos años en Veracruz, tradición que se fue perdiendo, apuntó Palacios Vega.

 Respecto al Segundo Encuentro de Son Jarocho que se realizó también en honor a la Fiesta de la Candelaria, Vega comentó que esta importante celebración ha ‘permitido integrar y dar espacios para desarrollar la música y la convivencia entre los músicos y el público’.

Etiquetas:,