Uxmal, con rampas y andadores

Uxmal, con rampas y andadores para personas con impedimentos físicos.- Foto de Fernando Acosta Yam

Uxmal, con rampas y andadores para personas con impedimentos físicos.- Foto de Fernando Acosta Yam

MÉRIDA (Notimex).- La zona arqueológica de Uxmal cuenta desde hace unos días con nuevas rampas y andadores en su interior, con lo que se convierte en la primera ciudad maya del país en ofrecer facilidades a personas con algún impedimento físico para desplazarse por los edificios y estructuras.

Con ello, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) cumple en ofrecer calidad en infraestructura y servicios en Yucatán, pues desde 2011 se integró al programa para facilitar el acceso a personas con capacidades diferentes a sus museos y zonas arqueológicas bajo su resguardo.

Este mismo año se planea continuar con las zonas de Kabah, Sayli e Xlapac, mediante recursos del Programa de Empleo Temporal. Hasta ahora, el único sitio arqueológico en México con adecuaciones similares es la ciudad zapoteca de Monte Albán, localizada en Oaxaca.

Uxmal es la segunda zona arqueológica más visitada en Yucatán, de modo que se atendió la solicitud de visitantes y prestadores de servicios para extender a todo el sitio estas facilidades, luego de que en 2007 se construyó el primer andador, que va de la unidad de servicios al Templo del Adivino.

Anteriormente este era el único edificio al que tenían acceso visual los turistas que se desplazan en sillas de ruedas, se apoyan en bastones o son de edad avanzada, de modo que a partir de este punto se habilitó un andador para que puedan acceder a la explanada del Palacio del Gobernador.

Caminando un sendero de 350 metros se evitan las escalinatas y se puede ascender en forma gradual a dicha explanada, desde donde se aprecian la Gran Pirámide, el Palomar, el Juego de Pelota, el Cuadrángulo de las Monjas y el Templo del Adivino, dando una idea muy clara y completa del conjunto que compone la zona de Uxmal.

En este andador no se usó concreto, sólo terracería compactada y piedras a manera de retenes para que no se deslave el material.

Adicionalmente se colocaron rampas para acceder al Cuadrángulo de las Monjas –un sitio con mucha decoración que antes no todos podían conocer-, cuidando el tipo de materiales, colores y su ubicación para no impactar visualmente en los edificios.

La rampa principal mide 27 metros, fabricada con madera y metal, que permite evitar la escalinata frontal de piedra. Se colocó a un costado del edificio, procurando un diseño y color acordes con el edificio, al mismo tiempo de mantenerla semioculta.

‘Se usó metal pero con un diseño sencillo que garantice la seguridad y que también sea desmontable. Se hicieron varias propuestas, buscando un elemento que no afecte la visual y al mismo tiempo sea seguro’, explicó el director de la zona de Uxmal, el arqueólogo José Huchim Herrera.




Volver arriba