Kukulcán, tímido en Chichén y falta en Dzibichlatún

Kukulcán, tímido en Chichén y falta en Dzibichlatún

1 / 36


La jornada en Chichén Itzá durante el jueves 20. Fotos de Gloria Montero
La jornada en Chichén Itzá durante el jueves 20. Fotos de Gloria Montero
La jornada en Chichén Itzá durante el jueves 20. Fotos de Gloria Montero
La jornada en Chichén Itzá durante el jueves 20. Fotos de Gloria Montero
Turistas en Dzibichaltún esperan la aparición del sol
Turistas en Dzibichaltún esperan la aparición del sol
Turistas en Dzibichaltún esperan la aparición del sol
Turistas en Dzibichaltún esperan la aparición del sol
Turistas en Chichén Itzá esperan la llegada de Kukulcán, el viernes 21. Foto: Fidel Interián
Turistas en Chichén Itzá esperan la llegada de Kukulcán, el viernes 21. Foto: Fidel Interián
Turistas en Chichén Itzá esperan la llegada de Kukulcán, el viernes 21. Foto: Fidel Interián
Turistas en Chichén Itzá esperan la llegada de Kukulcán, el viernes 21. Foto: Fidel Interián
La llegada de Kukulcán a Chichén Itzá, el viernes 21. Foto: Fidel Interián
La llegada de Kukulcán a Chichén Itzá, el viernes 21. Foto: Fidel Interián
La llegada de Kukulcán a Chichén Itzá, el viernes 21. Foto: Fidel Interián
La jornada en Chichén Itzá durante el jueves 20. Fotos de Gloria Montero
La jornada en Chichén Itzá durante el jueves 20. Fotos de Gloria Montero
La jornada en Chichén Itzá durante el jueves 20. Fotos de Gloria Montero
La jornada en Chichén Itzá durante el jueves 20. Fotos de Gloria Montero
La jornada en Chichén Itzá durante el jueves 20. Fotos de Gloria Montero
La jornada en Chichén Itzá durante el jueves 20. Fotos de Gloria Montero
La jornada en Chichén Itzá durante el jueves 20. Fotos de Gloria Montero
La jornada en Chichén Itzá durante el jueves 20. Fotos de Gloria Montero
La llegada de Kukulcán a Chichén Itzá, el viernes 21. Foto: Fidel Interián


Kukulkán coqueteó hoy por breves momentos con los miles de turistas que se dieron cita en Chichén Itzá para verlo descender de la alfarda norte del Castillo.

El descenso significó una lucha de poder entre el sol y las nubes, al grado que algunos turistas desalojaron la zona arqueológica sin notar la presencia del dios maya, que a pesar de todo sí se dejó ver por breves instantes.

Fue a las 4:45 de la tarde cuando Kukulkán se asomó con todo su esplendor, lo que originó aplausos de los visitantes que minutos antes habían comenzado a perder las esperanzas pues una nube, una sola, fue suficiente para esombrecer el Castillo contrario al Templo de las Mil Columnas que en ese mismo instante lucía iluminado.

Pero la nube dio tregua, lo suficiente para que la mayoría de los visitantes, 13, 275, según datos de Cultur y el INAH, levantara las manos para cargarse de energía.- IVÁN CANUL

Ayer, la misma situación en Chichén

“No va a salir, no se va a ver nada, por las nubes”, “Ojalá que se pueda ver algo”… éstas fueron algunas de las expresiones de angustia de los visitantes a Chichén Itzá al ver que una tímida Serpiente Emplumada desaparecía entre las sombras que proyectaban las nubes.

Ayer cuatro mil personas se reunieron en la zona arqueológica deseosas de ver el espectáculo inaugural de la primavera. Cerca de las 3 de la tarde los turistas comenzaron a congregarse en el lado norte-oeste del Castillo para apreciar el descenso. 

Kukulcán fue caprichoso este año: por instantes apareció y se pudieron ver algunos de sus triángulos, en esos momentos los aplausos se intensificaron; pero después las nubes ocultaron al ser mítico de los mayas… Así transcurrió la tarde hasta que a las 4:30 regresó definitivamente el Sol y con él se completaron los siete triángulos.- GLORIA MONTERO

No llegó a Dzibichaltún

El astro rey no acudió hoy  a su cita anual en el templo de las Siete de Muñecas de Dzibilchaltún, para protagonizar el fenómeno arqueastronómico de luz y sombra por el inicio de la primavera.

Chaac, el dios de la lluvia, amenazó con sus nubes grises e impidió que Kin, deidad maya del sol, se asomara en la puerta principal del edificio prehispánico.

En el sacbé, dos mil personas esperaban al astro rey. Un minuto después de las 6 a.m., el astro se asomó tímidamente hasta dejar el edificio de las Siete Mueñecas envuelto en un tenue tono naranja. .— CLAUDIA SIERRA

 

Más detalles, mañana en Diario de Yucatán

Etiquetas:,