Prepara un pavo rico y jugoso

Para muchos, cocinar un pavo es la cosa más sencilla; para otros es toda una odisea, pero lo cierto es que pocos se limitan a disfrutar de tan suculenta ave en esta época navideña. Es por ello que José Carlos García Flores, chef ejecutivo del hotel Hyatt Regency Mérida, comparte algunos consejos para cocinar un buen pavo.

1. Lo primero es limpiar y lavar bien al ave, y retirarle las vísceras.

2. Marinarlo con sal, pimienta y ajo molido con aceite de oliva; incluso, incrustar esta mezcla debajo de la piel.

3. El pavo se coloca en un recipiente con una base de zanahoria, apio, tomillo, laurel y mejorana. El ave debe tener las alas pegadas a la pechuga y las piernas deben estar amarradas juntas con un hilo. Arriba del pavo se pueden colocar verduras previamente asadas. Las verduras servirán para darle color al gravy del pavo.

4. Al meterlo al horno, que debe tener una temperatura entre 180 y 190 grados, el recipiente debe estar tapado con papel aluminio. Se debe colocar a la mitad del horno, no muy abajo, pues esto puede ocasionar que se queme o que el pavo se adhiera al recipiente.

5. El pavo debe permanecer en el horno entre dos horas y media y tres horas. Para corroborar el cocimiento basta ver la piel de las piernas: si se está desprendiendo entonces quiere decir que ya está listo. Otra forma es con un termómetro que se coloca en la pechuga, si la temperatura es de 70 grados entonces es hora de sacarlo. También se puede hacer un orificio a la carne, si sale un líquido rojo todavía le falta.

6. Una vez que se haya cocido, se saca el pavo, se le unta mantequilla con una brocha y se mete otra vez al horno el tiempo suficiente para que adquiera color.

7. El relleno puede ser de dos tipos: tradicional o americanizado. El tradicional consta de carne molida de res y cerdo con frutos secos (almendras, nueces, etcétera) y frutos deshidratados (manzanas, peras, ciruelas); el americanizado es un relleno de cuadritos de pan salteados con cebolla y apio picados y tomillo, entre otros ingredientes.- Jorge Iván Canul Ek




Volver arriba