Historia de la Cajeta

Cuenta la tradición que estas cajitas de madera tienen cuatro divisiones internas, de manera que en ellas se pueden vender diferentes tipos de Cajeta

Cuando los novohispanos intentaron preparar  en el nuevo continente el dulce de leche se llevaron una gran sorpresa, las vacas podían difícilmente producir leche, ya que no estaban adaptadas a la geografía y al clima de su nuevo hogar. Pero ese no fue el caso de las cabras, éstas se adaptaron fácilmente y los productores decidieron intentarlo con su leche.

El resultado fue distinto al esperado, el dulce de leche de cabra era muy distinto en sabor y hasta cierto punto en consistencia que el de vaca. Así fue como este nuevo dulce comenzó a cobrar fuerza y a adquirir un nuevo rostro. Especialmente en la “Villa de Nuestra Señora de la Asunción de Zelaya” fue donde se dio importancia a la preparación del dulce con leche de cabra.

En este lugar el dulce era almacenado en pequeñas cajas de madera, la gente por esta razón comenzó a llamarle Cajeta, dándole así una diferencia con la original receta española. Cuenta la tradición que estas cajitas de madera tienen cuatro divisiones internas, de manera que en ellas se pueden vender diferentes tipos de Cajeta.

Los tipos de Cajeta más populares, y los que se vendían en esas cajas, son la Cajeta natural, la envinada, la de vainilla y la quemada.

Etiquetas: