La historia de un gran pan

 

La creación de la baguette, tal y como la conocemos hoy en día, tuvo lugar en Paris, Francia, durante el siglo XVII. La receta se desarrolló gracias una nueva forma de producir harina, en la que se separaba el trigo del salvado; dando como resultado, un pan de migajón más blanco, más esponjoso y fino. Los hornos a vapor terminaron por definir la elaboración y forma del pan, ya que podía cocerse de una manera más rápida. Destaca por su cubierta crujiente y sabor exquisito. Es ideal para acompañar carnes frías, para preparar sándwiches y como base para bocadillos y canapés.




Volver arriba