Platillos exóticos del mundo.

¿Crees que los tacos que venden en la esquina de tu calle son un platillo exótico?

¿Crees que los tacos que venden en la esquina de tu calle son un platillo exótico? Después de que leas esta lista, esos tacos parecerán de lo más saludables y ordinarios.

Vino de ratas: Empecemos la lista con algo sumamente delicioso. Aunque parezca terrible o asqueroso para nosotros, el vino de ratas es un tónico revitalizante tradicional de China y de Corea. Lo hacen poniendo ratas pequeñas dentro de una botella para luego cubrirlas con vino de arroz y dejar fermentar. Quienes lo prueban dicen que es una dosis de energía sin igual.

Camarones danzantes: En muchos platillos se comen cosas crudas, pero no son muchos los que tienen algo vivo. Los camarones son deliciosos, ya sea en un ceviche o en coctel, en mantequilla o al ajo, pero los tailandeses se lo comen de la manera más exótica, los comen vivos, recién sacados del lago. Una vez en la boca se deben masticar rápidamente para evitar que dancen.

Grillos verdes al curry: Si quieres algo exótico y sano puedes probar con este platillo. Los tailandeses crían grillos en granjas para consumo humano, alimentándolos con una dieta de de cereales frescos y vegetales.  Una vez listos son cocinados al horno hasta que son crujientes con una suave sazón a curry. Los grillos tienen un alto nivel de proteína y bajo contenido de grasas saturadas así que son una muy buena opción para una dieta saludable.

Gusanos de maguey: México entra en la lista con un delicioso platillo lleno de gusanos amarillos y gorditos. En nuestro país se fríen los gusanos de maguey con mantequilla y se sirven como tacos con salsa picante.

Sesos de mono: Para los que les gusten los retos este platillo es uno. En Guinea los sesos de mono son un manjar, y son servidos como en las películas, te traen el cráneo del mono. Su preparación es simple; primero necesitas un mono vivo, segundo se le abre el cráneo mientras sigue vivo, tercero se sirve a la mesa.

Tarántula frita: Para todos los que sufren de aracnofobia aquí una buena opción. Un platillo típico de Camboya son las tarántulas fritas. Las patas quedan crujientes y su cuerpo tiene una textura similar a la del queso derretido.

Paleta de escorpión: Para los niños o para los que reparten dulces en Halloween las paletas de escorpión son lo que necesitan. En China se crían escorpiones para el consumo humano que han sido tratados de manera especial para eliminar las toxinas de su cuerpo de manera que se puedan consumir sin peligro. Una vez con los escorpiones estos se meten en el caramelo y ahí tienen sus paletas.

Hagáis: En Escocia tienen un platillo tradicional sumamente delicioso. Este platillo se prepara con el corazón,  pulmones  e hígado de una oveja condimentados con cebollas, harina de avena, hierbas y especias; todo esto embutido dentro de una bolsa hecha del estómago de la oveja y puesto a cocer durante varias horas.

Casu Marzu:  Cuando uno piensa en comida italiana piensa en pastas y pizzas, pero aquí les tenemos un queso muy especial.  En la isla de Cerdeña preparan un queso tradicional muy particular.  Este queso se prepara gracias a que sirve de hábitat a una extraña especie de larva de insecto. El queso se forma con la acción digestiva de las larvas de la mosca del queso que se introducen al queso lo que produce un alto nivel de fermentación. La pasta del queso se reblandece y secreta un líquido llamado “lagrima”. Las larvas aparecen en el queso como gusanos blancos translúcidos de unos ocho milímetros de largo

Balut: El balut es una comida exótica que podemos considerar extrema; se trata de un huevo de pato ya fertilizado con embrión dentro que se cuece. En Asia es considerado una delicia, además destaca su alto contenido proteínico. Suele consumirse en Filipinas, China, Camboya y Vietnam, donde se le atribuye un efecto afrodisíaco.

 

 

Etiquetas: