Cumple la cita con la tradición mexicana

Comer tamales el 2 de febrero resulta de la fusión de culturas

Si es 2 de febrero y no se comen tamales, el día no sabe al festejo de la Candelaria, y es que por tradición los mexicanos disfrutan de este platillo en esa fecha.

Es una costumbre que surgió hace muchos años y es fruto del sincretismo, pues se origina de la fusión de tradiciones prehispánicas y europeas.

Los aztecas celebraban el primer día del año a Tláloc, Chalchiuhtlicue y Quetzalcóatl, y los tamales estaban presentes en la ofrenda a estos dioses.

En el libro sagrado de los mayas, el Popol Vuh, se narra la creación del hombre a partir del maíz. En la tradición católica, la fiesta de la Candelaria marca el último de los 40 días siguientes al nacimiento del Niño Jesús, tiempo que en el antiguo Israel se dejaba pasar antes de llevar a los menores al templo y presentarlos a Dios, un rito relacionado también con la purificación de la madre.

En la actualidad, el consumo de los tamales está asociado a la Epifanía o Día de Reyes, pues quien saca muñequito en la rosca que se come en esa fecha debe invitar a los tamales el 2 de febrero.- Iris Ceballos Alvarado




Volver arriba