Maridaje con mariscos. ¿Con qué vinos quedan mejor?

Por lo general el pescado y los mariscos tienen sabores que combinan de una manera natural con el toque seco y a veces dulce de los vinos blancos.

Por lo general el pescado y los mariscos tienen sabores que combinan de una manera natural con el toque seco y a veces dulce de los vinos blancos. Podríamos decir que como recomendación general, si se va a servir comida de mar, un buen vino blanco es una elección acertada. En ocasiones el maridaje (combinación del vino con los alimentos) dependerá del tipo de marisco, en otras dependerá del guiso, salsa o manera en la que se preparó la comida. A continuación presentamos una pequeña guía para poder combinar el vino adecuado con la pesca del día:

Blancos ligeros

Ideales para acompañar pescados a la parrilla o cocinados con pocas especias, también van muy bien con pescados de carne blanca, ceviches  y carpaccios, o bien pescados cocinados a la mantequilla, marinados con sabores suaves o asados.

Blancos robustos

Para sabores un poco más fuertes como el salmón, langosta, crustáceos  o guisos al ajillo. Dependiendo del gusto personal también combinan bien con los mencionados anteriormente.

Vinos rosados o tintos jóvenes

Combinan bien con sabores más predominantes, guisos especiados o moluscos, un buen vino de esta categoría irá de maravilla con una paella de mariscos, pastas picantes o especias fuertes como podría ser un salmón a la pimienta negra o una trucha asada.

Tintos

Cuando se trata de mariscos preparados con salsas rojas, ya sea con pastas o en guisos. También se marida muy bien con pescados de carne oscura, como es el caso de un filete de atún (ya que se prepara como se prepararía un corte de carne roja). Una combinación interesante de este tipo de vino es la que se da con los moluscos preparados en tinta.

Etiquetas: