La Química vs. la oxidación del aguacate.

Las grasas que contiene el aguacate (de las más recomendadas para proteger la salud cardiovascular) son la razón de que éste se obscurezca, ya que son altamente susceptibles a la oxidación.

¿No les ha pasado que cuando preparan guacamole o al dejar una rebanada de aguacate en la ensalada se les obscurece? Esto ocurre por el proceso de oxidación en el cual se ve inmerso el aguacate, pero gracias al estudio de la química podemos evitar esto.

Las grasas que contiene el aguacate (de las más recomendadas para proteger la salud cardiovascular) son la razón de que éste se obscurezca, ya que son altamente susceptibles a la oxidación.

Para evitar esto debemos evitar que las grasas y el oxigeno tengan contacto. Y esto es muy fácil, una forma es cubriendo los platillos preparados con aguacate con plástico para evitar el paso de la mayor cantidad de oxígeno posible.

Otra medida que funciona es agregar un agente antioxidante. Este proceso es igual de sencillo que el anterior. La vitamina C es el antioxidante por excelencia, bastan unas cuantas gotas de limón o de naranja para que veamos resultados. Eso sí, si no quieren alterar el sabor de sus platillos con lo ácido de estos cítricos pueden disolver una pastilla de vitamina C en agua y rociárselo, o sumergir el aguacate durante unos segundos antes de prepararlo.

Existe otra teoría, pero esta es más bien un mito. Éste consiste en dejar la semilla del aguacate en el guacamole, pero queda completamente descartada pues basta con dejar expuesto al aire el aguacate para poder observar como se oxida.

Con estos consejos podrán disfrutar de un buen guacamole por más tiempo, así que a conseguir los totopos.

Etiquetas: