¿Cómo suavizar la carne?

Por más confianza que le tengamos al lugar donde compramos la carne, no siempre sale suave

Por más confianza que le tengamos al lugar donde compramos la carne, no siempre sale suave y muchas veces se seca. Aquí te presentamos algunos consejos para que, si en familia, arman hoy las carnes asadas, la disfruten en su punto y sin tener que masticar de más.

 1)      Evita el exceso de sal remojando la carne mínimo 45 minutos antes de cocinarla y no le agregues más, al menos hasta que te sirvas o si comes muy salado. La sal quita los jugos de la carne y la hace más dura.

2)      Usa el mazo de la abuelita y pégale por todas partes, hasta que la veas realmente suave. Procura ponerla después en una tabla.

3)      Saca el extractor de jugos y, con jugo de manzana, remoja la carne por una hora.

4)      Para resultados óptimos, al marinar no remojes, solo unta un poco de limón y las especias en cantidades moderadas.

5)      Evita el ablandador y sustitúyelo por una pasta de bicarbonato de sodio y agua y refrigera por un rato.

6)      Ubica la carne entre dos pedazos de piña por 30 minutos, no más, sino quedará con el sabor de la fruta.

7)      Remoja la carne desde una noche antes en leche entera.

8)      En la pasta de una papaya pequeña, ubica la carne en cuadritos por 2 horas, condimenta y a cocinar.

 Ya que tengas la carne suave, agrega un poco de salsa de soya o inglesa y vinagre, este último ayudará a eliminar toxinas. ¡Cuidado te pasas! Las salsas de soya e inglesa contienen sal y pueden hacer que la carne pierda su jugosidad.

Etiquetas: