Cinco errores de la cocina

Es común que muchas veces las comidas no nos salen como las de las recetas o nuestras comidas no saben bien. Puede ser que algo no estés haciendo bien. Así que aquí te presentamos cinco errores que debes evitar cometer.

1. No leer la receta completa

Muchos no leemos la receta completa y en ocasiones nos suele ganar el ego al saber que podemos omitir ciertos detalles que están inmersos en la preparación. Cuidado con esto, si no lees muy bien el proceso para la realización de un plato puedes convertir una receta exitosa en algo desastroso.

2. No probar sobre la marcha

Cuando estás preparando alguna receta es necesario que pruebes lo que estás haciendo. Muchas elaboraciones gastronómicas nos ofrecen estimados (en tiempo de cocción, ingredientes y medidas) para la correcta preparación del plato pero ¿realmente es el sabor correcto que quieres en tu preparación? Prueba, degusta y disfruta; una excelente receta depende en muchos aspectos de cómo la sienta quien la elabora.

3. Hervir no es cocinar a fuego lento

 Algunos confunden el hervido con el cocimiento de los alimentos a fuego lento pero entre las dos existe una gran diferencia, mientras que cocinar a fuego lento es observar cómo una burbuja rompe la superficie cada dos segundos, el hervido es un burbujeo más vigoroso y constante (la gran brecha que separa estas 2 formas de cocinar está en el tiempo y la temperatura). No es lo mismo cocer a fuego lento una carne, que puede durar un par de horas, a hervir una carne por 45 minutos.

4. Pérdida de color en las verduras verdes

 Muchas verduras (especialmente las verdes) pierden su color natrual luego de 6 o 7 minutos de cocción. Para evitar este contratiempo puedes cocerlas por 2 minutos (aproximadamente) en agua hirviendo con sal, retirarlas luego del tiempo estipulado y sumergirlas en agua helada (esto fijará su color) más tarde podrás recalentarlas y utilizarlas en alguna preparación.

5. Incluir sal en el adobo de las carnes

 Algunos incluyen mucha sal durante el adobo o marinado de alguna carne (pollo o pescado) y esto no se debe hacer ¿por qué? Te explico con un ejemplo, si tienes un pollo marinado en jugo citricos y agregas sal, ésta absorberá una cantidad (pequeña) de la marinada lo que restará sabor al pollo cuando lo vayas a preparar. Lo ideal es que uses un poco de sal en el adobo para que la carne adquiera mejor sabor.



Volver arriba