Historia de los tacos al pastor

Los tacos al pastor, también conocidos como tacos de trompo, son una de las delicias favoritas de todos los mexicanos

Los tacos al pastor nacieron en la ciudad de Puebla, como resultado de adaptar el Shawarma árabe, introducido a México por los inmigrantes libaneses durante la década de 1960.

Esta variante mexicana cambió la carne de cordero por carne de cerdo y las especias con las que se marina. También se asemejan a otros platillos mundiales, como los Gyros de Grecia y el Döner Kebap de Turquía.

 Los tacos al pastor, también conocidos como tacos de trompo, son una de las delicias favoritas de todos los mexicanos. Se preparan primero marinando muchísimas rebanas finas de carne de cerdo o de res en un condimento de achiote, vinagre, especias y chiles. Todas estas láminas de carne marinada se insertan apiladas en una varilla de hierro.

 Este cilindro o “trompo” se coloca de manera vertical al lado de una pequeña pared de fuego, generado con gas o carbón, girando lentamente alrededor del fuego primero se asan los extremos.

 Estos extremos se rebanan, se colocan dentro de la tortilla y a este taco se le agregan piña, cilantro, cebolla picada, limón y salsas al gusto.

También se preparan las tradicionales “gringas”, esta carne dentro de tortillas con queso.

 Por su largo tiempo de cocción, lo primero que se prepara en las taquerías son estos cilindros y siempre se colocan en un lugar visible por dos razones.

 Primero porque el exquisito aroma de esta carne asándose despierta el antojo de los transeúntes y porque es un divertido espectáculo ver a los más hábiles taqueros ir cortando con sus afilados cuchillos las rebanas de carne y piña para colocarlas dentro de las tortillas.

 La receta de esta deliciosa marinada depende de la región y muchos restaurantes guardan celosamente el secreto de sus recetas. Los amantes de los tacos al pastor elijen su taquería favorita acorde a la receta de la marinada y las salsas.




Volver arriba