Las paletas heladas

Un delicioso incidente convirtió a Frank en un hombre millonario

Frank, un niño de 11 años que vivía en San Francisco se preparó una limonada con polvo de refresco de limón con agua. Salió a jugar y se olvidó de su bebida dejándola asentada con el agitador dentro.

Esa noche nevó, siendo ese uno de los inviernos más fuertes, rompiendo records de bajas temperaturas. Al día siguiente al salir, se topó con su bebida congelada, se la tomó y le gustó sin saber que se comía la primera  paleta de hielo de la historia.

A sus 29 años de edad, Frank Epperson recordando el invento de su niñez decidió venderlo con el nombre de “Epsicle Ice pops”. Dos años después le cambió de nombre a “Popsicle” y vendió la compañía por una gran fortuna, sin dejar de lado las ganancias de la patente.

Esa es la historia de las paletas heladas, un delicioso incidente convirtió a Frank en un hombre millonario.

Etiquetas: