Cuidado con el “mal de puerco”

El mal de puerco, declarado enemigo del oficinista moderno y trabajador

Declarado enemigo del oficinista moderno y trabajador. El mal de puerco, cuyo nombre médico es somnolencia postpandrial, es el fenómeno en el que se experimenta sueño y cansancio crónico tras haber ingerido comidas pesadas.

Esta típica escena de oficina es normal y ocurre a causa del proceso de digestión. Al terminar de comer, la mayor parte de la sangre en el cuerpo se dirige hacia la “circulación mesentérica”, es decir, a los vasos que irrigan al estómago e intestinos para poder ayudarles a llevar a cabo la degradación de los alimentos y la absorción de sus nutrientes.

Al consumir mucha azúcar o carbohidratos, estos harán que los niveles de glucosa aumenten y a su vez la producción de un aminoácido llamado triptófano, el cual se convierte posteriormente en melatonina conocida por ser un inductor del sueño.

Cuando ingieres alimentos demasiado grasosos, el cuerpo comienza a producir más colecistocinina, una hormona cuya responsabilidad es ayudar a la degradación de la grasa, y cuyo proceso deriva en la sensación de sueño.

Recomendaciones

Para evitar la somnolencia postprandial es importante reducir el consumo de alimentos ricos en grasas, azúcares y carbohidratos. Entre más pesados sean, más sueño te darán. También te recomendamos realizar una caminata de 10 o 15 minutos para acelerar la digestión, y si las prisas te lo impiden, puedes tomar un café americano chico.

Etiquetas: