Breve historia de la lasaña.

El término “lasagna” proviene de la palabra griega, “lasagnum”, que significa plato o tazón.

La lasaña, uno de los platillos más orgullosos y deliciosos de Italia, posee una larga e interesante historia.

 El término “lasagna” proviene de la palabra griega, “lasagnum”, que significa plato o tazón. Los antiguos griegos usaban un plato especial para cocer con este nombre,  y los cuales heredarían posteriormente a los romanos. Estos antiguos romanos, usaron el mismo  utensilio y crearon un tipo de comida al que le asignarían el nombre del plato griego.

 La primera lasaña o “lasagnum”se servía de manera parecida a su versión moderna: se preparaba un alimento similar a la pasta al que se le ponían otros ingredientes entre capa y capa.

 Con la expansión del imperior romano, este nuevo platillo se esparciría alrededor de toda Europa, eventualmente llegando a Gran Bretaña, en dónde sería publicado en los primeros libro de cocina modernos.

 Tras permanecer ausente durante varias décadas, esta primera lasaña volvió a surgir en las cocinas italianas, con el nombre y la forma que ahora todos conocemos. A través de los años, la palabra lasaña comenzó a cambiar su definición; si bien en el pasado solía referirse al plato en que era servido, paulatinamente esta palabra hizo referencia al platillo en sí. En la actualidad, las cocinas modernas conocen la lasaña como un tipo de pasta delgada, con carne, queso y salsa de tomate, puestos entre sí.

Etiquetas: