Año nuevo en el mundo y su comida

En el mundo se tienen distintas tradiciones para celebrar la llegada de un nuevo período

En México lo celebramos con una gran cena, ya sea con la familia o con los amigos, para festejar la llegada de un nuevo año. Hay quienes además barren la entrada de su casa para recibir buena suerte o pasean todo el día con una maleta para procurar que ese año tengan muchos viajes. De igual manera se incendia un muñeco llamado el “viejo” para quemar todo lo pasado y darle entrada a lo nuevo, sin olvidar las 12 uvas.

En el mundo se tienen distintas tradiciones para celebrar la llegada de un nuevo período, y para conocerlas les hicimos un recuento.

Empecemos con uno distinto al que nosotros tenemos, en Sidney celebrar la Nochevieja es un tanto original, ya que en Australia es verano en enero y los australianos acostumbran a ir a la playa a celebrar el año que comienza, mariscos y productos del mar son una buena opción para iniciar el año.

Los habitantes de Sidney lo celebran haciendo el mayor ruido posible: suenan los cláxones, tocan las campanas de las iglesias, suenan los tambores y cualquier cosa que tengan a la mano para hacer escándalo. Luego comienza el espectáculo de luces y fuegos artificiales que se forma sobre la ciudad, uno de los más famosos del mundo, sobre todo si se puede contemplar con con la Casa de Ópera de Sidney como fondo.

Un año nuevo que debe ser muy divertido se vive del otro lado del mapa un poco al norte. En Escocia los pobladores prenden fuego a un barril y lo dejan rodar por las calles, esto permitirá que el año nuevo entre en su ciudad y acompañarlo de pollo al horno o ganso ahumado, típico de la época.

En Italia los regalos son muy importantes, las mujeres suelen recibir lencería roja, que se considera son prendas que atraen la buena suerte. Además, los italianos, cenan un buen guisado de lentejas, pues estas se creen traen abundancia.

Si nuestras doce campanadas les parecen muchas, no les agradará mucho una de las celebraciones de Japón, ya que en ese país las campanas de los templos resuenan hasta 108 veces para purificar el año que comienza y librarlo de todo mal. Además se acompaña del Osechi Ryouri que está compuesto por varios platos y todo lo que se utiliza está relacionado con la vida, la salud, la cosecha y la buena suerte.

Si su idea es salir y conocer grandes ciudades pueden considerar el ir a Paris, “la ciudad del amor”. Los franceses despiden el año brindando con copas de champagne y bebiendo vino blanco y vino caliente. Una vez ahí no pueden faltar a los Campos Elíseos donde se congregan miles de parisinos para darle la bienvenida al nuevo año con un espectáculo de fuegos artificiales.

En Madrid la celebran un poco como nosotros, pero a cualquier hora del año nuevo. La celebran con las doce campanadas, comiendo sus doce uvas, pero a fiesta no para en toda la noche y te puedes encontrar un bar abierto donde celebrar la fiesta  tu gusto. Cuando se hace de día, para terminar la fiesta, se suele tomar chocolate con churros.

Por último, y ahora que está de moda con el mundial, pueden darse una vuelta por Río de Janeiro. Ahí la fiesta se hace en grande, pero lo que más reluce, y esto por las miles de luces que iluminan la noche, es que en las playas de Copacabana e Ipanema la gente acude en masa para celebrar la fiesta de Lemanjá, la diosa del agua, a la cual adoran lanzando al mar millones de pequeñas velas flotantes. Entre las ofrendas a la diosa va la comida, que al igual que en Italia se acostumbra cenar lentejas, pero además una mezcla de comida tradicional africana.

Etiquetas: