La sidra y las fiestas decembrinas.

La sidra, la bebida por excelencia, es tradición que se consuma en época de fiestas.

La sidra, la bebida por excelencia, es tradición que se consuma en época de fiestas. Sobre todo, en diciembre con la celebración de la navidad y la fiesta de fin de año, ésto debido a que es una bebida con baja graduación de alcohol y suave al paladar con un sabor característico, proveniente de la molienda de manzanas, prensada y fermentada en barriles.

 Existen también otro tipo de sidras saborizadas, que no saben a manzana, que pueden ser más dulces o más secas, gasificadas o no, aportando variedad al consumidor. Las sidras premium, por otro lado, siguen siendo tradicionales en su elaboración pero, pasan por un fermentado especial en barriles de roble entre seis y ocho meses aportándole un sabor más “refinado”.

 La calidad en la sidra, dependerá de la conservación, la variedad y el origen de las manzanas con las que se elabore. De igual manera, muchos opinan que el sabor depende del envase, si es de cristal o plástico y el material del corcho, ya que en algunos casos no es natural es sintético.

 La temperatura ideal para beber la sidra es cuando está fresca (entre los 12-14°C) y no necesariamente tiene que tomarse de golpe como en el brindis. Puede acompañar a las comidas ya que no cae pesado al estómago. La sidra es placer, para acompañar con alegría las celebraciones, así que prepara tu copa, siéntete cómodo en compañía de tu familia y/o amigos y ¡salud!

Etiquetas: