El origen del Baguette.

Cuando se trata de la comida típica de Francia, es probable que pienses inmediatamente en los baguettes.

Cuando se trata de la comida típica de Francia, es probable que pienses inmediatamente en los baguettes. Un baguette promedio mide entre 5 y 6 cm de grosor y aproximadamente 65 cm de largo, aunque puede llegar a medir hasta un metro en extensión.

 Existen muchas teorías acerca del surgimiento de este peculiar pan, y muy poca información documentada históricamente.

 Algunas personas suelen pensar que el baguette fue creado en Viena durante la mitad del siglo XIX,  como un descendiente del pan de la región. Sin embargo, esta atribución pudiera estar basada en un malentendido. Aunque en la actualidad el pan de Viena es largo y parecido al baguette, cuando éste fue introducido por primera vez en Francia, se trataba básicamente de un panecillo redondo.

 A principios de los noventa, surgieron los primeros hornos de vapor. Se estima que el primer horno de vapor en Francia fue traído por un oficial austriaco quién además introdujo el pan de Viena y los croissant. Algunas fuentes francesas la atribuyen también el origen del baguette. El vapor generado por el horno le permitió a la corteza del pan expandirse antes de estar lista, creando rebanadas mucho más ligeras. También derritió la dextrosa en la superficie del pan, dándole un ligero efecto glaseado.

 Ya en 1920 una ley prohibía que los panaderos trabajaran entre las 10 de la noche y 4 de la mañana. Esto hizo imposible realizar a tiempo el baguette tradicional de un tamaño más grande para el desayuno de sus clientes. El baguette largo y ligero fue la solución definitiva para el problema dado que su preparación era mucho más rápida y sencilla. Él éxito fue tal, que hasta la fecha es muy difícil encontrar una panadería que no elabore éste peculiar pan.

Etiquetas: