Kate del Castillo vuelve a Telemundo

La actriz retoma su papel como figura del narco

Kate del Castillo caracterizada como su nuevo personaje, Anastasia

MÉXICO (Notimex).- Kate del Castillo, protagonista de la nueva apuesta de Telemundo “Dueños del paraíso”, cuya historia se sitúa en la década de 1980, comenzará grabaciones en las próximas semanas en Estados Unidos.

La historia producida por Telemundo marca el regreso a los melodramas de la actriz, tras protagonizar “La Reina del Sur” en 2011.

En esta ocasión, la mexicana dará vida a Anastasia Cardona, viuda de un reconocido capo mexicano, quien queda afectada psicológicamente por la violencia que vive y decide radicar en Miami para asociarse con Adán Romero y Conrado San Miguel.

La cadena dio a conocer algunos avances de la telenovela, que se estrenará primero en Estados Unidos. Para México aún no se tiene fecha de transmisión.

Esta historia es el primer melodrama que escribe el guionista chileno Pablo Illanes para Telemundo, con quien tiene un contrato de tres años.

Sofía Lama encarnará a la acérrima rival del personaje Kate: su hijastra. Sofía revela que la producción se va a grabar totalmente en Miami, donde la ambientación va a ser de los años 80.

“Es una gran historia basada en hechos reales, creo que eso también es parte de lo que ha gustado al público de estas producciones”, comparte.

Con un mensaje

Sofía aclara que este tipo de propuestas televisivas no pretenden exaltar al crimen organizado, sino mostrar cómo todo lo que empieza mal al final recibe su castigo y que no hay dinero fácil que genere tranquilidad.

Sobre su personaje, la actriz enfatiza que será la peor enemiga del personaje de Kate del Castillo, pues “gracias a ella mi familia se resquebrajó”. “Es un gran proyecto, que si Kate lo aceptó es porque existe una gran historia detrás”, explica Sofía, quien trabajó con Kate en una telenovela en internet que produjo hace algún tiempo.

Kate fue Teresa Mendoza en “La Reina del Sur”, melodrama basado en la novela del mismo nombre de Arturo Pérez-Reverte.




Volver arriba