Repite el éxito del monólogo en Mérida

Repite el éxito del monólogo en Mérida

Cautiva Diego Luna con "Cada vez nos despedimos mejor"

Diego Luna en una escena de la obra "Cada vez nos despedimos mejor", del dramaturgo Alejandro Ricaño, que se presentó anteanoche en el Teatro Armando Manzanero de esta ciudad, con un recinto lleno

“Estoy encantada”, “Sin palabras”, “¡Dios mío!”, fueron algunas de las expresiones que se escucharon entre el público tras la puesta en escena “Cada vez nos despedimos mejor”, protagonizada por Diego Luna, que se presentó anteanoche en el teatro Armando Manzanero.

Y es que al actor de películas como “Y tu mamá también” y “Elysium” le basta una silla, un juego de luces y la compañía de un percusionista para cautivar al público con una historia de amor convertida en tragedia.

Envuelto en el personaje de “Mateo”, Luna nos cuenta cómo un pequeño instante puede causar un efecto “bola de nieve” sin retorno: desde su caótico nacimiento hasta el primer encuentro con “Sara”, su único amor.

La historia de esta pareja queda marcada ante hechos históricos, desde el terremoto del 88, la caída del sistema en las elecciones presidenciales, hasta aquella Feria del Libro de Guadalajara, con una narración impregnada en humor ácido.

Con su monólogo, Luna lleva al público de la risa al silencio absoluto, con una carga escénica que sabe cómo sostener, sin perder el hilo de una historia tan compleja salida de la pluma y mente del dramaturgo y director Alejandro Ricaño.

La memoria es pieza clave de esta obra, así lo hace saber el actor cuando parece dar una cátedra de fotografía al público, aunque en realidad -entre líneas- advierte cómo esos instantes van y vienen, pero quedan plasmados en esos “foto-recuerdos”.

Recordar se compone de dos vocablos: “re” de repetición y “corde” del palpitar del corazón, y al recordar carcomemos nuestro corazón hasta que no queda más que un trozo de carne, dice Luna en su monólogo.

Y así, la historia de amor entre los personajes lleva al público, en tan sólo hora y quince minutos, a evocar los 30 años que ha pasado el país, “sin resolver nada”, expresa Luna en sus líneas.Aunque el actor solicitó que no se ocupara toda la capacidad del teatro, para continuar con la línea íntima de la historia, al final, fue el público quien exigió estar presente en esta obra que ha cautivado los foros capitalinos convirtiéndose en un éxito, con justa razón.

Al concluir con su monólogo, Luna es ovacionado de pie por un público que no puede dejar de aplaudir lo que consideran una “pieza maestra”. “Espero que ésta no sea la última vez que nos veamos”, se despide de los meridanos Luna, quien este domingo 2 de febrero concluye la larga temporada de este montaje para continuar con sus proyectos en cine.- Cecilia Noemí Domínguez Montañez

Obra | Detalles

“Cada vez nos despedimos mejor” se ha convertido en un éxito en la ciudad de México.

Con teatro lleno

Aunque el actor solicitó que no se ocupara toda la capacidad del teatro, para continuar con la línea íntima de la historia, fue el público de Mérida quien exigió estar presente en esta obra que ha cautivado los foros capitalinos.

Una larga historia

Otros momentos que marcaron la historia de México, como el asesinato de Colosio y las matanzas indígenas, contribuyen al éxito de esta obra, al convertirse en algo íntimo y personal del público mexicano.




Volver arriba