Sólo lo mejor

Retoma "Xscape" la esencia de Michael Jackson

Imagen de Michael Jackson que ilustrará la portada de su segundo álbum póstumo, titulado "Xscape", que llegará mañana a los mercados de todo el mundo

MADRID (EFE).- No revela nada nuevo de Michael Jackson el lanzamiento de “Xscape”, segundo disco póstumo, fabricado a partir de retazos inéditos que se remontan a los ochenta, pero que dejan al aire una pregunta: ¿no es más deseable un descarte del “Rey del Pop” que cualquier novedad de un aspirante a sucederle?

Es más, comparado consigo mismo, con su último álbum en vida, “Invincible” (2001), o con “Michael”, grabado originalmente en 2007 y publicado tras la muerte del cantante en 2009, parece que la producción llega a afirmar que es preferible el “desecho” de una época de gloria que en aquel ocaso musical. Pese al debate que pueda ocasionar la publicación póstuma de cualquier material despreciado por su propio autor en vida, la producción discográfica llegará mañana a todo el mundo en su versión estándar y deluxe, con lo que será el duodécimo álbum del fallecido cantante.

La producción tiene el respaldo de uno de los magnates del negocio, L.A. Reid, presidente de Epic Records, quien con la venia de la familia Jackson eligió los ocho cortes grabados entre 1983 y 1999 que conforman el soundtrak del disco. Podría decirse que L.A. escogió lo mejor de lo mejor, sin rellenos improcedentes o bien que dichos archivos no dan la talla en comparación con el poderoso legado del autor de “Thriller”, “Billy Jean”, “Bad”, “Smooth Criminal”, “Black or White”, “Scream”, “Man in the Mirror”, “Stranger in Moscow”…

“La música y el arte moderno serían completamente diferentes sin las revolucionarias aportaciones que regaló al mundo”, declara Reid sobre Jackson.

“Michael ha dejado algunas interpretaciones musicales que nos enorgullece presentar al mundo a través de la visión de productores musicales con quienes él ha trabajado directamente o con quienes hubiera deseado trabajar”, asegura.

El material cuenta además con la batuta del llamado “rey Midas” de la industria, Timothy Zachery Mosley (Timbaland), artífice de “FutureSex/LoveSounds” (2006), de Justin Timberlake, artista que, a juicio de muchos expertos, se perfila a ocupar el trono vacante y que por ello presta su voz al sencillo “Love Never Felt so Good”, incluido como cierre en la edición deluxe del álbum.

Escrito por Jackson y Paul Anka, al tema no le faltan ni las campanillas de los viejos clásicos y abre la edición estándar con aquel toque encantador de “The Girl is Mine”, pero enfundado en un funk juguetón e inofensivo, justo ahora que este estilo vive buenos tiempos tras el éxito de “Get Lucky” de Daft Punk.




Volver arriba