Raphael da lecciones de auténtico divo en Los Angeles

1 / 2


Foto de archivo del cantante español Raphael, en el Auditorio Nacional de México.- (NOTIMEX/FOTO/JOSÉ LUIS SALMERÓN)
Foto de archivo del cantante español Raphael, en el Auditorio Nacional de México.- (NOTIMEX/FOTO/JOSÉ LUIS SALMERÓN)


LOS ÁNGELES, California.  (Notimex).- Con 57 años de cantante y 71 de vida, Raphael dio lecciones de auténtico divo en un concierto que inicio puntual este domingo y en el que interpretó 45 de sus éxitos.

 ‘Estoy feliz de volver a estar con ustedes y después de hacerlo por muchos años, quiero decirles que quiero repetirlo más veces cuando ustedes quieran’, señaló el intérprete, quien ha grabado 77 álbumes en su carrera.

 En su concierto de dos horas 45 minutos, Raphael dio lecciones a otras estrellas de la música que acostumbran iniciar sus presentaciones una hora o más después de la hora programada.

 En cambio, Raphael inició su concierto puntual a las 20:00 horas y casi sin descanso y contadas conversaciones con el público entre temas, el llamado ‘Ruiseñor de Linares’ cantó con potente voz de principio a fin.

 De figura delgada y eso sí prominentes arrugas, Raphael se presentó en su gira ‘Mi gran noche’ vestido totalmente de negro, con saco y corbata, y de estos últimos muy pronto se desprendió para mayor comodidad.

 ‘Tengo un repertorio impresionante. Me han hecho muchas canciones históricas y vengo a cantarlas para ustedes’, manifestó quien es el único artista latino en recibir en 1982 un Disco de Uranio por más de 50 millones de álbumes vendidos de su producción ‘Ayer, hoy y siempre’.

 ‘Estoy encantado de estar de nuevo en Los Angeles’, expresó el intérprete que ha rechazado la opción del retiro profesional como otros de su edad.

 El cantante sorprendió que su tesitura y sus tonos de sus más sonados éxitos en su carrera los interpretó con gran calidad, lo que hizo que en numerosas ocasiones el público se pusiera de pie para vitorearlo.

 En la que es su gira ‘Mi gran noche’, Raphael cantó ante un teatro semilleno con capacidad para siete mil personas.

 Acompañado de cinco músicos, sin coros ni gran producción, Raphael provocó que asistentes lo recibieran con aplausos y de pie, pero después se mantuvieron sentados disfrutando muchas de las interpretaciones.

 De figura esbelta y su eterna melena sin canas, no dejó de caminar como torero, hacer movimientos de mimo, bailar con lento vaivén y a ratos hacer sus poses y expresiones que tanto lo caracterizaron.

 Entre las canciones que interpretó destacaron ‘Mi gran noche’, ‘Provocación’, ‘Toco madera’, ‘Laura’, ‘Desde aquél día’, ‘Detenedla ya’, ‘No puedo arrancarte de mí’, ‘Maravilloso corazón’, ‘Escándalo’ y ‘Qué sabe nadie’.

 Compartió que una de sus consentidas, ‘es mi canción fetiche, la de la suerte, ‘Gracias a la vida’, de Chabuca Granda y al tiempo que la cantaba aparecía una foto de la compositora.

 También dio reconocimiento a Manuel Alejandro, quien fue uno de los compositores que más éxitos le dio y de quien volvió a grabar un tema después de 28 años de no hacerlo.

 Con Manuel Alejandro, Raphael hizo mancuerna con éxitos como “Yo soy aquél”, “Cuando tú no estás”, “Digan lo que digan”, “Desde aquél día”, “Amor mío”, “Qué sabe nadie” y “En carne viva”, entre otros y que aquí volvió a cantar.

 Además, hizo otros homenajes interpretando temas como “Adoro”, el sentido bolero de Armando Manzanero y “Nostalgias”, el gran tango de Gardel.

 Aquí hasta ofreció una disculpa por no poder cantar en este concierto algunos de sus grandes éxitos ‘por más que quiera no podría realizarlo’, pues le hicieron falta ‘La Llorona’, ‘Estoy llorando hoy por ti’, ‘Qué tal te va sin mí’ y ‘Cuando tú no estás’.

 Después de ser regresado por aplausos en cinco ocasiones terminó su concierto y después se retiro con ‘Como yo te amo’, pero sin cantar su primer éxito en 1966, ‘Yo soy aquél’.

 Al final, como un principiante en la música, tomó del atril su enorme carpeta de música que colocó bajo el brazo y abandonó el recinto en medio de gritos y aplausos.

Etiquetas:, ,