Permanece en sus corazones

Recuerdan a Pedro Infante a 57 años de su fatal partida

Un grupo de personas celebra un rosario y ofrenda floral frente al busto de Pedro Infante en la calle 62

Cecilio Rosado estaba trepado en un roble bajando pitahayas con un amigo, cuando un estruendo “como de una bomba”, le hizo bajar del árbol con la agilidad propia de un joven de 10 años.

Cual sería la sorpresa de los jóvenes que, siguiendo el origen de una columna de humo, hallaron una avioneta que había caído en la zona… para entonces aún no se sabía que uno de los ocupantes era el cantante Pedro Infante.

“Recuerdo que había pescado regado por todos lados y por aquí había una mata de naranja que en lugar de hojas tenía pescados como si fuera un árbol de Navidad”, señala Cecilio.

Hoy, con 67 años de edad, Cecilio es una de las personas que año con año se da cita en la esquina de La Socorrito (calle 87 con 54 del Centro) donde hace 57 años cayó la avioneta en la que perdió la vida Pedro Infante.

La jornada del aniversario luctuoso del actor, en la que estuvo presente su hijo Armando Infante, inició con una misa que oficio el padre Raymundo Pérez Bojórquez.

En su homilía, Pérez Bojórquez destacó que el llamado ídolo de México seguirá presente en los corazón del pueblo mexicano.

Pese a que han pasado más de 50 años desde aquel trágico accidente, la admiración con que el pueblo aún conmemora la efeméride tiene asombrado a Armando, quien desde hace más de 15 años acude puntual a la festividad que organiza la familia Canto García, dueña del predio donde cayó la avioneta.

“Le doy gracias a los yucatecos por seguir recordando a mi padre que tanto los quiso y tanto quiso a Mérida”, señala el hijo del actor y cantante.

“A 57 años de su fallecimiento, me siento contento y feliz de estar con ustedes aquí en Mérida, que para mi padre fue la tierra blanca”, agrega Armando, quien anteanoche lució un traje de charro del protagonista de “Pepe, el toro”.

Infante también se dijo maravillado de que su padre siga teniendo muchas admiradoras que año con año se dan cita al lugar del siniestro para recordarlo, y es que no faltaron las damas que llegaron con fotografías del actor. Después de la ceremonia religiosa se realizó un rosario y una ofrenda floral, en la calle 62.Incluso, hubo caballeros que portaron carteles con diversas imágenes del ídolo de México, como Luis Pérez Pacheco, de 73 años de edad, quien aseguró que conoció a Pedro Infante y que en alguna ocasión lo vio comer panuchos en el restaurante Marrero. Don Luis recordó que el día del accidente había ido a comprar y de pronto vio el humo.Cuenta que corrió al lugar para saber que pasó pero no pudo acercarse más porque las autoridades ya habían cerrado el área. “No imaginaba que fuera una avioneta y no pude creer que Pedro Infante viajaba en ella”, señaló.- Iván Canul Ek




Volver arriba