La retirada de Justin Bieber ¿una maniobra publicitaria?

Foto de archivo del cantante Justin Bieber

MADRID (EFE).- Justin Bieber está dispuesto a jugar con anuncios y desmentidos sobre su retirada, o al menos eso hizo ayer en Twitter, planteando la duda de si el fin de su carrera es real o si por el contrario solo buscaba llamar la atención el día del estreno en EE.UU. del documental que se ha hecho sobre él.

“Mis queridos fans me retiro oficialmente”, comentó el cantante de 19 años en la red social. Un anuncio escueto que parecía haberse colado entre los numerosos tweets del cantante que durante todo el día promocionaban el estreno de su documental “Believe” y felicitaban las Navidades a sus más de 48 millones de seguidores en esta red social.

Pero sus fans pronto hicieron que el anuncio diese la vuelta al globo, acaparase la atención mediática y llenase titulares en la prensa. Un termómetro de la popularidad de la que goza el cantante canadiense, que ya anunció en su último tour en Australia que pensaba tomarse el 2014 para estar con su familia.

Pese a la claridad del primer anuncio, todo se sumió en la confusión cuando Bieber escribió- “Los medios de comunicación hablan mucho de mí. Se inventan historias y quieren que fracase pero nunca os voy a abandonar, ser un ‘belieber’ es un modo de vida”, argumentaba el cantante.

Entonces fue cuando comenzó a hablarse de un falso anuncio, una retirada temporal o simplemente de una estrategia para acaparar la atención y promocionar un documental que tratar de imitar el éxito que en los últimos meses ha cosechado la película de otro fenómeno adolescente, One Direction.

Su discográfica tampoco ha podido confirmar a Efe si la noticia que se atrevió a lanzar el cantante en Twitter es real, y es que parece que el único responsable del anuncio es él mismo, acostumbrado en los últimos meses a vivir rodeado de polémica.

“Sed amorosos los unos con los otros, perdonaos los unos a los otros como dios nos perdonó a través de Cristo. Feliz Navidad, estoy aquí para siempre”, aseguró la estrella canadiense en Twitter, en el el último comentario en el que se puede intuir alguna referencia a su anterior anuncio de retirada.

A pesar de gozar de un éxito que aparenta ser invulnerable, Bieber venía jugando con la idea de la retirada desde hace algunas semanas. Al anuncio que lanzó en su tour en Australia, se suman las declaraciones que hizo el pasado 17 de diciembre en una radio en EE.UU., en la que dejó caer que su último disco podría ser el último.

Pero el fenómeno Justin Bieber crece cada vez que las redes sociales se alteran ante las especulaciones sobre el fin de la carrera musical de un cantante que triunfó en la pubertad y que a sus 19 años se esfuerza por dar el salto a la juventud y convertirse en una esas estrellas a las que siempre les acompaña la polémica.

Vahídos y vómitos encima del escenario, fotos subidas de tono, peleas, denuncias por plagio, dedicatorias desafortunadas o escándalos de drogas han rodeado en los últimos meses la imagen de este cantante que acostumbra a mostrar en Twitter su torso tras horas de gimnasio y muestra sin tapujos los numerosos tatuajes que cubren su cuerpo.

Tras especular sobre su propia retirada, Justin Bieber ha seguido haciendo uso de su cuenta en Twitter haciendo caso omiso a los continuos mensajes que sus seguidores le lanzan para que explique su retirada, prefiriendo centrarse en felicitar las Navidades y promocionar su película, mientras publica fotos rodeados de amigos y familiares que hacen su vida un poco más pública de lo que ya es.

El tiempo dirá si Justin Bieber se retira de los escenarios o solo juega a asustar a sus seguidores con el fin de su carrera musical al estilo de grupos como The Jonas Brothers, que sorprendieron en varias ocasiones con anuncios de retiradas y parones y que hace poco más de un mes anunciaron un adiós definitivo que la prensa decidió escribir entre interrogantes.

Un Justin Bieber que saltó a la fama con la imagen de un niño ejemplar y que parece haberse convertido en una de esas estrellas incapaces de vivir sin la polémica. Un rebelde sin causa que gana adeptos por sus continuas subidas de tono, que terminan por idolatrar a un cantante que podría haber quedado como un eterno adolescente.- Víctor Usón.




Volver arriba