Kylie Minogue: “‘Kiss Me Once’ trata sobre un nuevo comienzo para mí”

Javier Herrero.

MADRID (EFE).- “Vigorizada de nuevo”, la siempre bella Kylie Minogue salta del Olimpo de “Aphrodite” (2010) y hace sitio a la pista de baile de “Kiss me once”, su nuevo disco, después de despejar algunos “muebles” de su vida y de su carrera y dejar por el camino a algún que otro hombre importante.

“Gran parte de este álbum trata sobre un nuevo comienzo para mí, sobre una reinvención de cómo trabajo y sobre un nuevo estado mental”, aclara la artista a Efe en una entrevista en la que, a sus 45 años, se reconoce cómoda con su edad y con su música, a pesar de los “prejuicios” machistas que percibe en parte de la prensa y sus comentarios insistentes al respecto.

El título de “Kiss Me Once” (Warner Music), que se publica este martes en formato físico, es un juego de palabras a partir de las iniciales de su nombre y representa tanto la esperanza de “la posibilidad” como la “magia irrepetible” del primer beso.

Llega tras operar algunos cambios, el más importante, la ruptura profesional con su representante de toda la vida, Terry Blamey, tras 25 años de alegrías. “Nunca he pasado tanto tiempo al lado de otro hombre”, reconoce la australiana, que rompió hace unos meses con su último novio, el modelo español Andrés Velencoso.

“Necesitaba cambiar cosas, no porque hubiese nada malo, sino porque necesitaba una nueva panorámica; me estaba cansando de hacer siempre las mismas cosas y buscaba nuevas ideas”, explica Minogue, que viajó a Los Angeles para empaparse de otra energía.

Allí entabló contacto con Sia Furler, conocida intérprete de “Titanium” de David Guetta e imprescindible compositora de baladas para cualquier diva pop que se precie, a saber- Katy Perry, Britney Spears, Christina Aguilera, Miley Cyrus…

“Nos entendimos bien. Es australiana, mujer, escribe y canta canciones pop, adoro cómo cambia las reglas, su fuerte carácter y su gran sensibilidad al mismo tiempo”, dice sobre su compatriota, a la que invitó a coproducir su duodécimo disco de estudio.

En él colaboran además Enrique Iglesias (“Beautiful”) y Pharrel Williams, otro colaborador ahora imprescindible, número 1 mundial con su disco “Girl”. Él compuso para ella “la canción más positiva” del disco, “I was gonna cancel”, inspirada paradójicamente en un “día terrible” de trabajo para ella.

“Ahora me siento vigorizada de nuevo, aunque haga las mismas cosas- publicar un álbum, promocionarlo y salir de gira. Es como la decoración de una casa. Si tienes una silla siempre en el mismo lugar, da igual lo bella que sea, dejas de verla. Basta con moverla para darle nueva vida y volver a apreciarla”, explica sobre su nueva forma de enfocar las cosas.

En ese sentido, “Kiss me once” no es muy distinto de lo que Minogue ha hecho hasta ahora, pop “esperanzador” y vitalista, aunque temas como el bailable sencillo “Into the blue” conlleven algo de melancolía (y un videoclip en el que aparece el actor francés Clément Syboni, con cierto parecido a Velencoso).

Tras un cuarto de siglo de carrera, que arrancó en 1988 con “Kylie”, a veces da la sensación de que lo has hecho todo, reconoce la artista, que ha convertido todo ese bagaje en una fuente de inspiración, que no de repetición, por lo que algunos cortes tienen cierto poso ochentero y autorreferencial a lo “I should be so lucky”.

“Tengo los años que tengo y me siento cómoda haciendo lo que hago”, asegura Minogue, que considera positiva su edad y la experiencia que esta le ha proporcionado. “Lo único difícil”, añade, es hablar constantemente de ese tema con los periodistas, una actitud en la que percibe “prejuicios” y cierto machismo.

Preguntada por la posibilidad de volver a España, anticipa que está “muy cerca” de anunciar las fechas del “Kiss Me Once Tour” y que, frente al “extravagante” show de la gira de “Aphrodite”, para esta gira piensa en algo “más depurado, pero igualmente femenino”, sin olvidar sus viejas canciones.




Volver arriba