Desata una "jungla" en la Arena

Desata una “jungla” en la Arena

Debuta con éxito Bruno Mars en la ciudad de México

1 / 7


Bruno Mars en una de sus presentaciones como parte de la gira "The Moonshine Jungle Tour", con la que anteanoche debutó en México
Imágenes del concierto de Bruno Mars.-(María José Moreno)
Imágenes del concierto de Bruno Mars.-(María José Moreno)
Imágenes del concierto de Bruno Mars.-(María José Moreno)
Imágenes del concierto de Bruno Mars.-(María José Moreno)
Imágenes del concierto de Bruno Mars.-(María José Moreno)
Imágenes del concierto de Bruno Mars.-(María José Moreno)


Al escuchar música de tambores, cantos que parecieran provenir de una tribu y gritos de alguna especie de primate, es fácil pensar que se está en una jungla; pero esta percepción cambia al ver un telón con palmeras de color oro, que cubre el escenario de la Arena Ciudad de México.

El telón cae. Haber esperado desde una noche antes en la fila, soportar el clima caprichoso -primero con sol y luego con lluvia-, ser más veloz que el resto de las personas para obtener un mejor lugar y tener que ir al baño entre pollos y vacas muertos (pues el sanitario más cercano era el de un rastro), se vuelve nada cuando Bruno Mars se apodera del hábitat.

Ya sea por sus 22 temas, considerados entre los 100 más exitosos de Billboard, o por haber sido dos veces ganador de un Grammy, los boletos de “The Moonshine Jungle Tour”, que se presentó el 2 y 3 de septiembre, se vendieron desde diciembre pasado, mismo mes en que salieron a la venta.

En reventa, se conseguían entradas hasta por 6 mil pesos, cuando en preventa el precio más elevado fue de 2,500 pesos.

La expectativa de la gente fue acertada, pues apenas suena el primer tema “Moonshine”, vislumbrar al cantante se volvió difícil para aquellos que estaban en la zona más cercana que a empujones intentaban alcanzar el escenario.

El resultado fue una especie de cardumen que se movía involuntariamente de lado a lado. Sólo hizo falta que el padre de los “Hooligans” -nombre con el que se reconoce a la banda- dijera “¡Hola México!” para que los gritos se tripliquen en el abarrotado recinto.

El repertorio continuó con “Natalie”, “Treasure”, interpretada con su icónica bola de disco, “Billionaire”, “Show Me” y “Our Fist Time”.

La banda se compenetró en el escenario con cada coreografía y se hace notar en el entusiasmo de cada uno de sus integrantes, mientras bailan y juegan con las notas musicales.

Batalla campal

En la multitud comenzaron a haber algunos caídos. Algunos se salían del gentío con lágrimas y sudor en la frente, mientras otros escaparon por el aire al ser cargados por los guardias de seguridad cuando éstos vislumbraron que están a punto del desmayo.

Los “sobrevivientes” se hicieron amigos y se apoyaron para que todos puedan ver el espectáculo que desde hace nueve meses esperaban.

Peter Gene Hernández, mejor conocido como Bruno Mars, pidió al público acompañarlo apenas iniciaban los acordes de “Marry You”.

En el escenario todos bailaban con la misma emoción, mientras el juego de luces que envolvía a los espectadores los hacía sentir parte del mismo.

Entre los temas del repertorio no podían faltar “Runaway” y “When I Was Your Man”, la cual, para sorpresa del público, no cantó acompañado de su piano.

Con “If I Knew”, una de las canciones más románticas de su último disco, Mars volvió locas a las espectadoras al repetir frases como “Te quiero mucho, muchacha” y “Bésame”.

Cuando tocó el turno de “The Lazy Song”, el intérprete se acercó para jugar con Philipe Lawrence, su amigo y parte de la banda.

Mars y Lawrence, junto con Ari Levine, conforman “The Smeezingtones”, que como trío ha escrito canciones como “Fuck You” de Cee Lo Green, “Righ Round” de Flor ida y “Wavin’ Flag”, la canción del mundial 2010.

Un mal farsante

Como todo inicio tiene un final, Bruno se despide con “Just The Way You Are”, pero su intento de misterio fracasó, pues el público sabía que hacía falta una de las canciones más importantes “Unorthodox Jukebox”, su último disco.

El regreso del cantante al escenario es la declaración de que es un chico multi-talentos, al aparecer en la batería para jugar con rítmicos golpeteos que aceleraban el ritmo de los corazones. El juego de luces matizaba cada golpe, hasta que ambos se aceleraron; y dieron inicio los temas más esperados de la noche, “Locked Out of The Heaven” que puso a saltar y bailar a los espectadores.

Al inicio de “Gorilla” la oscuridad se apoderó del recinto, para dar pie al grito de un primate al ritmo de este tema, seguido de unas líneas de luces que rodean al artista que conforme avanzaba su interpretación era envuelto por llamas de fuego que añadían aún más sensualidad a la interpretación.

La despedida

Con una explosión de fuegos artificiales se da por concluido el espectáculo dejando un sabor amargo en el adiós, que -sin embargo- no opaca el placer de haber sido parte del gran debut de Bruno Mars en México, que concluirá su visita el fin de semana en Monterrey.-María José Moreno

De un vistazo

Datos del artista

Nacido en Hawai, Peter Gene Hernández (Bruno Mars), es de ascendencia filipina por su madre, y puertorriqueña por su padre.

Su sobrenombre

Adoptó su apodo desde pequeño por su supuesto parecido al luchador Bruno Sammartino. El “Mars” lo añadió años después para hacer alusión a algo que es de fuera de este planeta.




Volver arriba