Cuenta su “biografía” a través de su armario

Kate Moss diseña de nueva cuenta para Topshop

Kate Moss al presentar ayer su nueva colección para Topshop

LONDRES.- Kate Moss lanzó ayer su nueva colección para Topshop, una “autobiografía” de su armario en la que recrea su debilidad por lo “vintage” y lo chic, pasando por su amor por Baleares.

Flecos, lentejuelas, transparencias, bordados a mano y acabados metalizados dominan la colección de 40 prendas diseñadas por la supermodelo británica, quien se inspiró en su propia personalidad para vestir desde una mañana de playa hasta la más exclusiva fiesta de noche.

Kate ha definido este trabajo como el más “sofisticado” de sus proyectos con Topshop, tres años y medio después de su última colaboración con el gigante textil británico, con el que regresa al diseño para dejar a un lado las tendencias del momento.

La colección, llamada popularmente “Mossy”, se lanzó ayer por la tarde en la tienda Topshop de Oxford Circus y hoy se pone a la venta en 40 países, la web oficial y espacios multimarca como Nordstrom y Galerías Lafayette, en París, con los que se ha firmado un contrato especial.

La modelo, quien en enero pasado cumplió 40 años, rescató en el proceso de creación fotografías de álbumes personales, recortes de revistas y prendas de su armario, cargado de tesoros “vintage” y setenteros, con los que ha reinventado diseños inspirados en ella misma y otras musas como Greta Garbo y Marianne Faithfull.

No faltan chamarras y pantalones en piel con infinitos flecos, vestidos largos y de minifalda con el negro como predominante y también los habituales kaftanes que luce Kate en sus escapadas a las Islas Baleares, Saint Tropez y Fuerteventura.Líneas de diseñoLa colección de la londinense está dividida en cuatro líneas: el estilo étnico y playero de “Balearic Dressing”, el toque chic de los años 20 para la tarde de “Tailoring Noir” y la elegancia y sofisticación de noche con “Cocktail Hour”.La línea “Pyjama Dressing” introduce el toque de innovación con sedas ligeras en quimonos, blusas y pantalones con coloridos estampados de cachemira.Los diseños firmados por Kate se venderán a un precio ligeramente mayor al de las colecciones anteriores, a diferencia de la tónica de bajo costo de Topshop, con un rango de precios que va desde los 83 hasta los 503 dólares e incluso alcanza los 1,007 dólares.ExclusivoLa modelo lo justifica en que en cada prenda ha cuidado al máximo los “detalles” con la intención de hacer este trabajo más exclusivo, hasta el punto de que de algunas prendas sólo se venderán 20 piezas.La camaleónica Kate confesó echar de menos el mundo del diseño, en el que se estrenó en 2007 con su primer trabajo para Topshop, firma en la que se siente “como en casa” dada la amistad que comparte con el dueño, el empresario británico Philip Green.Convertida en una referente de estilo de las últimas dos décadas, la modelo continúa siendo un inagotable filón comercial desde que protagonizó su primer portada en 1990 para la revista “The Face” a los 14 años, con altibajos en su popularidad que no le han restado un ápice de magnetismo.Su carrera como modelo, con algún papel en el mundo de la interpretación, se ha visto salpicada por escándalos relacionados con la anorexia y el consumo de drogas, si bien en los últimos años su imagen ha sido más calmada.La británica, que nació en el barrio londinense de Croydon, se ha convertido en musa de artistas con un rostro aniñado que inspira inocencia y mirada sensual, que hace firmar contratos multimillonarios y lanza al éxito todo lo que lleva su sello.




Volver arriba