Concluye la segunda semifinal de Eurovisión 2014

1 / 11




La gala, celebra ayer en el B&W Harllene, un antiguo astillero ubicado en la isla de Refshaleøen en Copenhague, Dinamarca- podría considerarse floja y predecible.

La sorpresa hubiera sido que los grandes favoritos de las casas de apuestas y sondeos eurofans se quedarán afuera de la final, una lástima no haber presenciado ese espectáculo. Aquí las impresiones de los clasificados.

 

Sebalter “Hunter of stars” (Suiza). Sencillez, carisma y emotividad en la interpretación le dan al país fundador del certamen su cuarto pase a la final en los últimos 11 años.

Tinkara Kovač “Spet (Round & Round)” (Eslovenia). Excelente voz con una puesta en escena que en televisión ganó fuerza. Una vez más, la sencillez predominó sobre la parafernalia y estridencias.

Cleo-Donatan “My słowianie (Slavic girls)” (Polonia). Lo diferente en Eurovisión se suele recompensar. Hubo dudas de que este tema llegué a la final, pues era señalado de machista, misógino y “vulgar” y se temía que el jurado profesional lo castigará y no pasó.

Carl Espen “Calm after storm” (Noruega). Gran cantante, pero sin carisma. En ediciones anteriores, tanto el jurado profesional como el público ha valorado las baladas interpretadas por varones.

Firelight “Coming home” (Malta). Una canción optimista que ganó fuerza sobre el escenario.

TEO “Cheesecake” (Bielorrusia). Robin Thicke dejó escuela. Un tema divertido, que en televisión se lució muy bien. A pesar del carisma y alegría del cantante, su clasificación se llevó la abucheada del público.

Por cierto, las ocasiones que ha clasificado Bielorrusia a la final de Eurovisión ha coincido en ediciones realizadas en países nórdicos: Helsinki, Finlandia (2007); Oslo, Noruega (2010), Malmö, Suecia (2013).

 

Softengine “Something Better” (Finlandia). Una copia de Coldplay. En últimas ediciones, las bandas no han tenido éxito en Eurovisión excepto sus compatriotas Lordi que consiguieron ganar en ganar.

 

 

 

 

Ovi y Paula Seling “Miracle” (Rumania). Uno de las candidaturas, a priori, a ganar esta edición. Un tema dance, que resulta simple y que lo único rescatable es su puesta en escena.

Freaky Fortune & Riskykidd “Rise up” (Grecia). Este país ya buscó la manera de clasificarse a la final. Cambio de chip, dejar a un lado a las divas como Helena Paparizou y Anna Vissi, así como sus intentos para llevar algo diferente. En esta edición son unos jóvenes apuestos que lo único que cantan es un estribillo “Rise up”. Será el éxito del verano.

Conchita Wrust “Rise like a Phoenix” (Austria). La diva de esta edición y la más ovacionada por el público. Gran cantante, excelente actuación.

A muchos se les salió el corazón al esperar que mencionen el nombre de su país, pues este personaje despertó odios y amores, tanto que el Ministerio de Cultura de Bielorrusia pidió a la televisión pública censurar su actuación por considerarla un atentado contra las buenas costumbres de las familias europeas.

Para concluir, la gran derrota de la noche fue Mei Finegold “Same heart” (Israel). La preferida de la comunidad eurofan, cuya fracasó recordó a otros ya sonados como Kate Ryan (Bélgica 2006), Charlotte Perreli (Suecia 2008), Soraya Arnelas (España 2009), Dana International (Israel 2011) y Cascada (Alemania 2013).

La puesta en escena no era mala, pero las matemáticas han señalado que las cantantes con imagen agresiva suelen fracasar en el certamen.




Volver arriba