Brindan con “Agua maldita”

Molotov presenta su nuevo disco en la capital del país

Micky Huidobro y Tito Fuentes en el concierto en que Molotov presentó anteayer "Agua maldita"

MÉXICO (El Universal).- La potencia y la energía emanadas por Molotov crearon una fiesta de euforia en el Auditorio Nacional. A mitad del concierto de presentación del disco “Agua maldita”, anteanoche, muchos asistentes corrieron a instalarse en los pasillos cerca del escenario e intentaron subirse, incluso se pelearon con los agentes de seguridad, para estar más cerca de sus ídolos.

A las 9:16, el cuarteto salió al escenario para interpretar temas como “Uhu”, “Fuga”, “Again and again” y “La raza”; en estas dos últimas invitaron a acompañarlos al rapero DMC. “Buenas noches, qué pin… gusto que nos hayan acompañado”, declaró Tito Fuentes al público, para después presentar “Amateur”, que, dijo, relata la historia de la banda, en medio de la emoción de miles de seguidores.

De pronto Randy le dejó la batería a Paco Ayala para pasar adelante a tocar la guitarra y cantar “La necesidad” y “Quien se enoja pierde”. Los gritos de “¡Molotov, Molotov!” no se hicieron esperar y los éxitos tampoco, pues, después de una serie de bromas que incluyeron una imitación de Chabelo, sonó la música de “Hit Me” y “Lagunas mentales”, en las que el productor Jason Perry les ayudó con los coros.

Como en el Mundial

Inmediamente después de “Voto latino” se escucharon “Parásito”, “Here We Kum”, “Mátate Teté”, en la que Huidobro pateó una baqueta para regalarla, usando el grito mexicano para los saques de meta en fútbol y, así, iniciar la interpretación de “Pu…”.

Con los ánimos al tope en “Rastamandita”, a manera de despedida los integrantes de Molotov subieron al escenario a varias chicas a cantar, bailar y tocar el bajo junto a ellos. Se fueron a las 11:40 tras un grito de “¡Goya!”.

Molotov | Concierto

En la interpretación de “Voto latino”, unos fans intentaron subirse al escenario.

Calma

Cuando lo impidieron los agentes de seguridad surgió un pleito, que se diluyó cuando Micky se acercó a pedir calma. “Hay que recordarle a la gente de seguridad que estamos chupando tranquilos. Hay que regresarlos al público y listo”.



Volver arriba