Añora Alejandra Guzmán el amor, pero celebra estar sana

Por Claudia Pacheco Ocampo

La cantante mexicana Alejandra Guzmán

ACAPULCO (Notimex).- A escasos días de concluir 2013, la cantante mexicana Alejandra Guzmán admitió que añora el amor de pareja, pero celebra que tras 18 intervenciones quirúrgicas, que iniciaron en 2009 y finalizaron este año, se encuentre totalmente sana.

“Pero más fuerte es quererte tanto, y que esté viva, que esté sana, este aquí contigo y que tú sientas lo mismo”, expresó la rockera entre la última estrofa del tema ‘Día de suerte’, en el concierto que ofreció este domingo en la segunda edición de la Mega Feria Imperial Acapulco 2013.

Ante miles de seguidores, que abarrotaron el teatro María Bonita del referido evento, ‘La Guzmán’, les aconsejó hoy más que nunca, “gozar la vida, porque nada más tenemos una”.

Lo hizo tras recordar que hace un año se encontraba en este puerto “con la cadera rota”, misma que le operaron en abril de 2011 y después, en enero de 2013, cuando se sometió a una artroplastía en el lado izquierdo.

Ante este panorama, la ‘coach’ de la tercera temporada del programa de talento “La voz… México”, también destacó que no se encuentra enamorada:

“‘Qué lindo es estar enamorado, yo hace mucho que no”, dijo, “pero sigo creyendo en el amor, aunque me han pasado tantas cosas”, expresó en otro momento.

Durante casi dos horas, la llamada “Reina de corazones” hizo derroche de energía y sensualidad en el último ‘show’ que ofreció de 2013, durante el séptimo día de la segunda Mega Feria Imperial Acapulco.

Con tres sexys cambios de vestuario, interpretó 24 éxitos de su repertorio musical, bailó, saltó y hasta ejecutó cinco instrumentos: pandero, armónica, guiro, batería y percusiones.

“Como ladrones”, ‘Mírala, míralo” y ‘Dime de verdad’ fueron los temas que marcaron el inicio de su cita con los acapulqueños, a quienes felicitó “porque tienen muchos hue. Ha sido un año difícil, pero aquí estamos, que Dios los bendiga por la fuerza que tienen, por estar juntos y nunca darse por vencidos”.

Con un atuendo de pronunciado escote y diminutos shorts, ‘La Reina del rock’ pidió que levantaran la mano aquellos “cachondos”, pero también a quienes no les importa lo que digan los demás.

De esta forma, comenzaron a sonar los primeros acordes de ‘Ven’, para lo cual, se acercó a una pantalla gigante de led, instalada al fondo del escenario, y con un back en tono rojo, comenzó a bailar de manera sensual.

‘Esta canción me enamora. Aunque me han pasado tantas cosas, sigo creyendo en el amor’, dijo a manera de presentación para “Volverte a amar” y después, apostó por un ritmo más rockero a través de ‘Guerra fría’ y ‘Toda la mitad’, con la que se recostó sobre el piso alzando sus torneadas piernas.

Ya bañada en sudor y presumiendo un tatuaje en el brazo izquierdo, la extrovertida cantante confesó que nunca pensó que pudiera cambiar tanto luego de todo lo que le ha sucedido:

‘Han pasado muchas cosas para que yo cambie mis prioridades. Lo más importante es que estoy aquí y si no eres feliz, no te preocupes, todo se va acomodando, hay que aprender de los errores. Esta canción es para todos los que han caído, los que saben salir adelante, los que aceptan sus errores, los fuertes y los débiles’: ‘Angeles caídos”.

Con atuendo de tiras negras y al ritmo de reggae jamaiquino, entregó “Loca”, después ‘La ciudad ardió’ y ‘Quítatelo’ hasta hacer una pausa para motivar al público. ‘Los siento como que aguados, como que están en la baba’.

Tras presentar a su banda conformada por seis músicos y una corista, compartió ‘Mala hierba’, tema en el que sobresalió más por sus movimientos sensuales y por tocar la armónica.

Mientras cantaba ‘Día de suerte’, se animó a bajar por un momento del escenario y cargada en hombros por uno de los elementos de seguridad, se acercó a los asistentes para saludarlos de mano y entonces, confesó que le había entrado el sentimiento y tenía ganas de llorar.

“Es que uno nunca sabe, por eso hay que vivir este día como sí fuera el último. Esta se la dedico a todos los chicos que han tropezado con la misma piedra, quiero oírlos a todo pulmón”, solicitó para luego entonar el primer sencillo, “Mi peor error” de su más reciente disco “Primera fila”.

Dueña del escenario, recorriéndolo de un lado a otro con extrema seguridad, Alejandra Guzmán, de 45 años, cambió su outfit por un diminuto vestido blanco ceñido al cuerpo, que de manera constante acomodaba para no enseñar de más; sin embargo, por momentos lo olvidaba y dejaba ver su prenda íntima.

Con ‘Lipstick’ y ‘Hay un diablo en mí’ mostró la elasticidad que le caracteriza para más tarde instalarse en un acústico con “Eternamente bella” en bossa nova y ‘Te esperaba’, dedicada a su hija Frida Sofía, ‘donde quiera que esté’, dijo.

“Los amo, ya me hacían falta”, expresó previo a tocar en la batería una estrofa del afamado ‘Beat it’ de Michael Jackson y continuar con un medley conformado por ‘Hey, guera’ y ‘Un grito en la noche’.

Portando un penacho de plumas complació con uno de sus máximos éxitos, ‘Reina de corazones’, ‘La plaga’ y finalizó con “Hacer el amor con otro”, ya con otro nuevo vestuario y recostada sobre el piano.

“Ya verán que este 2014 nos va a ir bien. Gracias por 25 años de rock and roll, por ser mi medicina, mi pasión, mi rock and roll, gracias”‘, finalizó ‘La Guzmán’ dejando satisfecho a su público.




Volver arriba