Con más poder

Robocop vuelve este mes a la pantalla grande


LOS ÁNGELES (EFE).— Reclinado sobre un sofá está un hombre afable, cercano y ataviado con una gorra que delata su admiración por el tenista Rafael Nadal.

Pasa inadvertido, pero sobre sus hombros recae la responsabilidad de devolver a “Robocop” al cine. Es José Padilha, y no le teme a su juguete de 100 millones de dólares.

“No me asustan las altas expectativas”, afirmó el cineasta brasileño. “Miedo me hubiera dado hacer el ‘remake’ de una cinta mala. Con ‘Robocop’ sentí felicidad. Se trata de un concepto poderoso que me inspiró. Y lo que tratamos en la historia va a ocurrir. Está a la vuelta de la esquina”, añadió.

Es el año 2028 y la multinacional OmniCorp domina la tecnología robótica. Fuera de EE.UU., sus “drones” (aviones no tripulados) han sido empleados durante años por las Fuerzas Armadas, no así dentro de sus propias fronteras. En un nuevo esfuerzo por convencer a los políticos, la compañía apuesta por una nueva arma: un agente de la ley mitad hombre, mitad máquina.

El elegido es Alex Murphy (Joel Kinnaman), esposo, padre y policía que hace frente a la corrupción en Detroit, una misión que le lleva a sufrir un atentado en el que está a punto de perder la vida.
OmniCorp ve en él la llave para amasar una fortuna procedente de sus accionistas, pero olvida que en la máquina reposan resquicios de una persona.

“El concepto del ‘Robocop’ original (1987) es que existe una conexión entre la automatización de la violencia y el fascismo, y quería traerlo al presente. EE.UU. se fue de Iraq porque morían sus soldados. Si se hubieran reemplazado por máquinas, ‘¿qué habría pasado? Un policía puede negarse a acatar una orden’”, se preguntó el realizador.

El filme se estrenará el próximo miércoles 12 en Estados Unidos, pero a Padilha lo que verdaderamente le quita el sueño es conocer a Nadal.




Volver arriba