Stallone y DeNiro saldan una deuda

La cinta “Ajuste de cuentas” reúne a dos estrellas

NUEVA YORK (El Universal).— Han pasado más de 30 años desde que ambas estrellas dieron vida a dos figuras míticas en el cine de boxeo que son recordadas hasta hoy: Rocky (Sylvester Stallone) y Jake La Motta (Robert DeNiro).
Y, según cuenta el mismo Stallone, después de interpretar a sendos boxeadores las carreras de ambos tomaron caminos muy diferentes.

“Ajuste de cuentas”

Stallone se convirtió en uno de los mejores actores de acción y DeNiro, dramático (y últimamente, cómico).
“Robert y yo empezamos casi al mismo tiempo. No olvido cómo cuando ‘Rocky’ estaba en uno de los teatros principales de la ciudad, sólo dos cines al lado también se proyectaba ‘Taxi Driver’ y al ver a Robert en esa película pensé: ‘¿quién es ese chico con el corte de pelo Mohawk? ¡Es increíble! ¿Cómo es posible que este chico haya hecho ese tipo de filme?’”, recuerda Stallone.

“Justo después yo empecé a hacer cine de acción, no fue una elección intencional sino que simplemente mi carrera tomó ese camino y Robert se convirtió en un increíble actor dramático”, agregó.
“Pero el punto de todo esto es ver cómo en este negocio nunca sabes en dónde estarás y aquí estamos los dos, de vuelta al ring, 30 años después a pesar de tener carreras increíblemente diversas”, aseguró Stallone, quien da vida a uno de los dos boxeadores retirados a quienes se les plantea el desafío de pelear por última vez y ajustar cuentas pasadas.

Con “Grudge Match” (Ajuste de cuentas), el director Peter Seagal (“50 primeras citas”) consiguió el pretexto ideal para poder ver a ambos actores encontrarse cara a cara y desatar grandes anécdotas y recuerdos.

Pero, aunque DeNiro tuvo claro que quería trabajar en esta película desde un primer momento, el que se lo pensó mucho fue Sylvester por el miedo a las conexiones que esta película tendría con su personaje de Rocky.
“Yo estaba reacio a hacerlo, los demás tenían una mejor idea general del proyecto y lo único que esto podría ser si Robert y yo estuviéramos juntos, pero yo estaba preocupado de que la historia fuera interpretada como una parodia y pensé demasiado en ello. Llamé a Peter cientos de veces para cambiar cosas y reescribir escenas hasta que Bobby (De Niro) me llamó y no sé qué fue lo que me dijo en el teléfono que dije, ‘ok, ¡lo voy a hacer!”.

“Grudge Match”, que llega a fines de mes a México, habla de mirar hacia atrás, de hacer balance de vida y de intentar cambiar los errores del pasado. Sobre si alguno de los dos tienen remordimientos y cosas que les gustaría cambiar, Stallone bromeó:
“¿Qué tal todo? (risas) Claro que tenemos arrepentimientos, pero todos nuestros errores han desarrollado nuestras personalidades de alguna forma y moldeado nuestras debilidades. En nuestra profesión esa angustia muchas veces funciona. Enséñame un actor feliz y te demostraré que es un pésimo actor”, aseguró el actor arrancando carcajadas.

“En serio, en los actores suceden muchas cosas, ¡créanme! Somos personas muy complicadas”, agregó el histrión.
DeNiro, por su parte, es un hombre que prefiere no pensar en el ayer.
“No hay nada que puedas hacer respecto al pasado, así que es mejor no preocuparse por ello. Soy afortunado de estar en el lugar en el que estoy hoy en día, hay cosas y errores que no me gustaría cometer en el futuro y que he hecho en el pasado y es lo único que puedo decir al respecto”, puntualizó el actor neoyorquino.




Volver arriba